Problemas para el Araña Olivares: Wilstermann tendría que jugar fuera de casa ante River Plate

El equipo boliviano está cumpliendo un sueño al llegar a los cuartos de final de la Copa Libertadores, sin embargo, tendría que enfrentar nuevas complicaciones por las refacciones que tendrá el estadio Félix Capriles.

Por AFP

El estadio Félix Capriles de la ciudad Cochabamba, ubicado en el centro de Bolivia, quedó en duda para el partido de ida por cuartos de final de la Copa Libertadores, entre el Jorge Wilstermann, del arquero chileno Raúl Olivares, y River Plate, por lo que se estudia jugar en otro recinto aprovechando la altitud de otra ciudad del país.

El recinto donde el equipo aviador hace de local, a 2.600 metros sobre el nivel del mar, ingresará en dos semanas más a fase de refacción, por varios meses, para albergar los juegos Odesur 2018, situación que lo dejaría inhabilitado para el encuentro de fútbol, previsto para mediados de septiembre próximo.

"Ojalá que el gobernador (de Cochabamba, Iván Canelas) nos pueda ayudar a jugar en casa, con nuestra gente (…) la ilusión para todos es jugar en casa un partido tan importante", dijo al canal estatal TVB el presidente de Wilstermann, Gróver Vargas, enterado del inmediato futuro del campo deportivo, administrado por la gobernación local.

De todas formas, si es que se descarta el estadio de Cochabamba, con un aforo máximo de 30.000 espectadores, la Araña Olivares y sus compañeros elegirían el estadio Patria, en la ciudad de Sucre (que está a 2.800 metros de altitud) que cuenta con similar capacidad de asistentes.

Vargas sabe las complicaciones logísticas que significaría un traslado a La Paz por lo que lucharán por ser locales lo más cerca posible: "Si no es el Félix Capriles tiene que ser el estadio Patria, para eso también tengo que hablar con (Rodolfo) D'Onofrio, el presidente de River, para que pueda aceptar", complementó.

El directivo del equipo Aviador también se refirió a que un cambio de escenario sólo es viable si el campo sustituto está a no más de 150 kilómetros de distancia, de acuerdo a normativas deportivas. La cancha de Sucre -según Vargas- no excedería esa distancia.

El encuentro de vuelta entre bolivianos y argentinos será la penúltima semana de septiembre en Buenos Aires, aunque no hay fechas confirmadas.

Por su parte, Canelas, gobernador de Cochabamba, reconoció que es una preocupación que el equipo local no cuente con su habitual escenario de competición: "Vamos a hacer todos los esfuerzos. Creo que está vez tenemos que trabajar de manera conjunta, todos, para que el 'Wilster' pueda jugar el partido en el estadio Félix Capriles", apuntó la autoridad.

Wilstermann llegó a cuartos de final contra todos los pronósticos y con el ex arquero de Colo Colo como gran figura, al superar en octavos al equipo favorito de la serie, Atlético Mineiro de Brsasil, mientras que River Plate se deshizo del paraguayo Guaraní.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo