Hípica: La generación 2017 se prepara para "pegar el salto"

El jinete Bernardo León explica cómo los preparadores adaptan a los ejemplares que estarán enfrentando la hora de la verdad en el proceso generacional, con las Dos Mil Guineas y el Nacional Ricardo Lyon a la vista en los principales recintos nacionales, carreras de mayor duración.

Por Javier Rios

Por fin el trabajo del año comienza a entregar frutos o revelar las decepciones, tras un cuidadoso trabajo preliminar en la generación 2017, con los clásicos más emocionantes a la vista y un acento especial para los desafíos que se vienen abriendo la incertidumbre en los resultados.

Los mejores ejemplares quieren seguir marcando pauta en los clásicos, mientras algunos buscarán su revancha a partir de septiembre con la difícil misión de adaptar a los purasangre al incremento de distancias que vivirán en el camino a la Triple Corona Nacional.

Uno de los que buscará revancha en el segundo semestre es el jinete Bernardo León, quien tuvo un primer semestre regular con sólo 43 triunfos. Ahora cuenta cuál es el trabajo que debe hacerse para llegar en buen pie a los 1.600 metros del Clásico Dos Mil Guineas en el Hipódromo Chile y el los 2 mil metros del Nacional Ricardo Lyon en el Club Hípico de Santiago.

El jinete sabe que una buena preparación puede ser fundamental, por eso confía en los entrenadores con que trabaja: "Los preparadores con que trabajo compran caballos de calidad, así se les hace más fácil la pega, pero debe haber un gran trabajo. La mayoría busca sacarle fondo a los caballos y por eso sólo los que llevan a correr a los grandes clásicos son los mejores preparados con la mejor calidad de sangre para lograrlo".

León cuenta que detrás de las jornadas de carreras hay horas de entrenamiento y jornadas de adaptación para los mejores ejemplares: "Para sacarles fondo a esos caballos de gran pedigree, los trabajos se basan en mucho galope y adaptación", relata el conductor que confía en revertir los malos resultados de la mano de "Lago en el Cielo" en los clásicos consagratorios.

El defensor del Haras Viejo Perro sufrió una lesión que lo alejó de los estelares, justo en su mejor momento en Blanco Encalada, pero confía en su regreso triunfal: "Hasta el momento, hemos tenido mala suerte con este potrillo, nos proyectábamos con "Lago en el Cielo" para los clásicos grandes, pero tuvo una pequeña lesión. El preparador me contó que le dieron el alta, así que en Septiembre va empezar a galopar  y esperamos llegar a los clásicos de consagración
en un buen momento", señala del difícil futuro que se le ve enfrentando a los mejores de la temporada, entre los que destacan "Princesa Coqueta" y "Robert Bruce" que comandan las acciones en dicho recinto de cara al gran clásico del 1º de Octubre.

En Independencia también sigue atentamente los trabajos de sus posibles montas para subir de distancia y poder revertir los malos resultados con "Nada Personal", que fue quinto en el Tanteo de Potrillos como su carta para sorprender a los mejores, además de la inclusión de "Lucky Duck" entre sus cartas para el sábado 9 de septiembre en el Grupo I Dos Mil Guineas primero, y para el Gran Criterium Mauricio Serrano Palma, después, en la jornada que tanto yeguas como machos buscarán triunfar en los 1900 metros el Sábado de Campeones el 7 de octubre.

Más allá de la lucha generacional, León contó la vuelta a las pistas de "Tinkú", favorito del público y que según su preparador estará prontamente de vuelta en las pistas. El ejemplar hizo dos trabajos de 600 y 800 metros con éxito presumiéndose su regreso para octubre.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo