El emotivo adiós del Huaso Álvarez a su eterno amigo Milovan Mirosevic

"Me da pena, porque son tantos años juntos que es difícil que se vaya del lado donde estuvimos siempre", fue parte de lo que declaró el curicano.

Por Pablo Serey Correa

El fútbol quiso que dos de los mayores ídolos en la historia de Universidad Católica construyeran juntos sus exitosas carreras y que fueran de la mano mucho más allá de la cancha. El fútbol quiso que los destinos de Cristián Álvarez y Milovan Mirosevic se cruzaran.

Debutaron juntos el 14 de septiembre de 1997 en un triunfo 4-1 sobre Colo Colo en San Carlos de Apoquindo, en un duelo que se disputó con juveniles a raíz de un paro de actividades del Sifup. Se reencontraron en la UC en múltiples ocasiones, pero la hora del adiós le llegó primero al Milo.

Por ello, en la emotiva conferencia de prensa que brindó este lunes el volante que marcara 96 goles con la camiseta de la Franja, en la que anunció su retiro acompañado de los integrantes del actual plantel cruzado, entre otras personas, la voz del Huaso se hacía necesaria.

Después de las declaraciones del propio Mirosevic vinieron los turnos del presidente Juan Tagle y del gerente deportivo José María Buljubasich. La ceremonia debía cerrarla Álvarez, quien no escondió la congoja  que le provocaba el contexto.

"Es un difícil momento, porque yo estoy muy cerca de lo que él está haciendo Milo ahora (retiro). Quiero agradecerle, me da pena, porque son tantos años juntos que es difícil que se vaya del lado donde estuvimos siempre", partió expresando.

"Puede dejar de ser futbolista, pero no debe dejar nunca el fútbol, el fútbol necesita a gente como él en cualquier ámbito, hasta ahora fue como futbolista, quizá después como dirigente, como técnico", continuó, momento en el que fue interrumpido por Juan Tagle, quien exclamó "también como presidente", lo que provocó cierta distensión en el emocionado Huaso.

Para cerrar, el futbolista que se retirará en diciembre próximo manifestó: "el fútbol lo necesita y él tiene mucho para entregar para la gente joven, es un buen ejemplo para todos nosotros siempre y desearle suerte e lo que venga y que se recupere luego y que vuelva a ser la persona que siempre ha sido".

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo