Columna de la U: La hinchada enloquece por un Enano Mágico

La gran actuación del volante David Pizarro ante Huachipato hizo ganarse un espacio en el corazón de la hinchada azul en la previa al Superclásico.

Por Columna del Lector

Por: Rodrigo Leiva, colaborador Asamblea Hinchas Azules

Domingo 20 de Agosto del año 2017, y el rival de turno es Huachipato. De inmediato se me viene a la mente ese glorioso 6 a 0 que la U de Huerta le propinó al equipo acerero de Arturo Salah el 22 de junio del año 2006. Encuentro que con goles del gran Matador Salas, Alcazar, Candelo, Canío y Droguett, con gran actuación de ambos laterales volantes, pudimos pasar de fase en esa oportunidad.

Volvemos al día domingo, ante más de 36 mil personas (demostrando nuevamente que somos el equipo más grande este país por esa mística indescriptible existente entre la hinchada y nuestro “Club”, que más temprano que tarde recuperaremos de Azul Azul). Cuando se transitaba el minuto 10 del primer tiempo en un comienzo difícil, aparece uno de la casa, Don Felipe Seymour, para marcar el primer gol e inmediatamente transportarnos al 06 de Mayo del año 2010 en el Monumental, donde marcó en el minuto 91 del partido un gol igual al del domingo, que nos permitió pasar a cuartos de final de esa Copa Libertadores que desató la locura y que al mismo tiempo nos enseñó que un entrenador también puede ser el autor de un gol.

Minutos después, y tras el ingreso por Benegas (algo me dice que es muy difícil que vuelva a jugar en este torneo a pesar de su entrega encomiable, debido al bajo nivel mostrado), apareció nuestro Conejo Azul, uno de los jugadores más queridos por la hinchada, y no sólo por su talento, sino por enseñarnos que cuando se quiere triunfar en la vida, no hay lesión de hombro que te pueda detener, para marcar un “tranquilizador” 2 a 0.

A eso de la medianía del segundo tiempo, ya con el partido empatado a dos, y mientras ya llevaba mi quinto cigarro y mi segunda lata de cerveza por los “nervios”, viene un cambio del equipo rival que me emocionó profundamente. Sacaron al gran Chinito Martínez en medio de una ovación total, reconociendo el cariño eterno que tendremos por el, como uno más de nuestra familia Azul y deseando fuertemente que el próximo año pueda quedarse en su casa, de donde jamás debió irse, demostrándole al profesor Hoyos que si Caroca está en el plantel, el debe estar sí o sí, por tener un nivel igual o superior de juego, pero por sobre todo por amar la camiseta Azul como un hincha más.

Los minutos pasaban y ese gol no llegaba. Ya comenzaba mi sexto cigarro cuando de pronto tomó la pelota en medio terreno, nuestro Enano querido, el mismo que le demostró a un país entero que la disciplina, consecuencia y el profesionalismo siempre será el camino para conseguir las metas que uno se propone. Ahí Pizarro se pasó a uno a otro, llegó antes del área y con un “puntete” hermoso, desató una alegría tremenda. Y esa alegría tremenda desatada, no fue tan sólo por quedar arriba en el marcador, sino porque lo hizo el, porque hay que decirlo… el amor del pueblo Azul a este “Enano Azul”, crece segundo a segundo de una manera insospechada.

Se termina un partido más, triunfando en la cancha y en las galerías (lo más importante), demostrando un buen nivel de juego en el segundo tiempo. Estableciendo algunas certezas al Profe, que Seymour no debe salir del 11 titular y que Benegas no será titular mas. Y se viene la semana previa ante el partido contra el equipo de Blanco, no desconoceré que hay muchas ganas de ganar debido a que desde el 09 de septiembre del año 2001 no lo hacemos, pero tampoco desconoceré que la hinchada Azul se comportará de la misma forma que lo hacemos desde que decidimos ser Azules. Y esto significa repletar los espacios que nos den, alentar durante y después del partido con el alma independiente del equipo que haya hecho más goles.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo