El acéfalo y enredado presente federativo de Bolivia que también afecta a su selección

El próximo rival de Chile por las Clasificatorias está sin opción de ir al Mundial, con presidente interino y con elecciones el próximo 15 de septiembre.

Por Diego Espinoza Chacoff

Por Diego Espinoza Chacoff, enviado especial a La Paz, Bolivia

La selección boliviana será el próximo rival de Chile en las Clasificatorias sudamericanas rumbo al Mundial de Rusia 2018. Los dirigidos por Mauricio Soria recibirán a la Roja en el estadio Hernando Siles de La Paz, pero sin aspiración alguna de pelear por un cupo que les permita estar presente en la cita planetaria. Con 10 unidades totales y en el penúltimo lugar de la tabla, la Verde pasa por un mal momento deportivo, que tiene al reemplazante de Guillermo Hoyos con un pie fuera de la banca boliviana.

Todo esto, y según indicaron a El Gráfico Chile, está estrictamente relacionado con el desorden por el que transita la Federación de Fútbol de Bolivia (FBF), luego de la polémica renuncia del ex presidente Marco Peredo, el pasado 16 de agosto. El también ex mandamás de la Liga local, la cual regularmente tiene un presidente aparte del de la FBF, se fue molesto de la dirigencia e, incluso, a su salida señaló "hagan lo que quieran con el fútbol".

Ante ese escenario, el fútbol boliviano prepara elecciones para elegir un nuevo timonel, mientras el vicepresidente de Oriente Petrolero, Carlos Ribera, asume como interino a la espera los comicios, preparados para el próximo viernes 15 de septiembre, que tiene a los presidentes de The Strongest y de Bolívar, los equipos más populares del país, como principales candidatos para ese sillón.

Por si fuera poco, Ribera tuvo que asumir y entregar las malas noticias acerca del fallo del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) la semana pasada, en donde se confirmó que Bolivia perdío los puntos que ganó ante Perú y Chile por la alineación indebida de Nelson Cabrera.

"La verdad que a estas alturas de las Clasificatorias, cuando ya estamos eliminados, como que se le restó importancia a lo del TAS y era más un tema de orgullo no perder los puntos", comentó Henry Ugarte, periodista del diario Diez a El Gráfico Chile.

Con estos antecedentes, la Verde prepara su "duelo de honor" frente al equipo de Juan Antonio Pizzi: "la selección siempre se motiva cuando le toca jugar ante Chile de local. Es más, la misma gente llenó el Siles las tres últimas eliminatorias cuando se jugó contra la Roja, pero esta vez será diferente", añade Ugarte.

A pesar de esa emoción de la hinchada boliviana, la Federación anunció un aforo máximo de 28 mil fanáticos en el Hernando Siles, muy lejos de las 41 mil personas aproximadas que podrían tener un asiento este martes 5 de septiembre.

Bolivia sufre en lo dirigencial y deportivo y llegará con varios problemas en mente a un partido con una rivalidad histórica que cada vez suma más y más antecedentes.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo