Beñat San José a fondo: "Trabajar y ganar un título en un grande de Chile sería lo máximo para mí"

El actual técnico del Bolívar reveló su vida en La Paz, lejos de su familia, aún complicado con la altura y esperanzado por su futuro. Además, el español analiza el encuentro de Bolivia frente a la Roja.

Por Diego Espinoza Chacoff

A 40 minutos de la ciudad de La Paz existe una localidad llamada la Huajchilla. Un lugar de relajo, turístico y similar al Cajón del Maipo chileno, donde el club Bolívar, el último campeón de Bolivia, entrena cuando busca distraerse de la ciudad y sólo pensar en el fútbol. Al mando de los celestes está el ex técnico de Deportes Antofagasta, Beñat San José, quien en el mismo centro de práctica se mostró sorprendido al ver a prensa chilena en la previa al duelo con la Verde, y por eso conversó sin tapujos sobre sus duros primeros días en la altitud, lo compleja que es la vida lejos de su familia en España y todos sus sueños a futuro.

A pesar de que le ofrecieron el cargo de seleccionador de Bolivia, el vasco dice respetar el puesto en el que actualmente está Mauricio Soria, y además mira de reojo el poder volver a dirigir en Chile y ganar un título con los equipos grandes como Colo Colo, Universidad de Chile y Universidad  Católica.

¿Cómo ha podido sobrellevar estos meses en Bolivia, por la altura de La Paz sobre todo?

Es complicado al principio, bastante complejo, pero como en todo hay que acostumbrarse y luego poco a poco, a uno se le hace más fácil el tema de la altura, así que bien, la verdad, viviendo en La Paz muy tranquilo, la gente muy amable y muy respetuosa. El club Bolívar es muy serio, muy bien estructurado y tengo una relación muy buena con todos; desde el dueño al presidente, toda la directiva y encantado de un buen plantel que me permite jugar al fútbol que a mi me gusta, que es el de tener la pelota, buscar el arco rival, poder buscar el triunfo, títulos y es un privilegio eso.

¿Eso lo tentó más que nada, ganar los títulos?

Sí, me gusta trabajar por objetivos, como en todos los equipos, y el objetivo es poder tener el pie o posibilidad de tener títulos y eso es lejos lo que más me mueve.

¿Por qué es tan aventurero al probar suerte en Chile, Bolivia y tan lejos de España?

Me gustan mucho los retos y sobre todo experimentarme y probarme a mí mismo en otros lugares que respeto y admiro mucho. Al final para mí formarme en el fútbol chileno, experimentar y tener el honor de dirigir allá fue una medalla en mi carrera. Además tuvimos una gran temporada con Antofagasta y fue un broche de oro.  Para mí no es sólo ver el fútbol europeo de donde vengo, o en  Asia con contratos suculentos. Para mí descubrir el fútbol sudamericano fue lo mejor, porque disputas la  Sudamericana, estudias rivales de otros países y eso, como técnico, no tiene precio. Puede ser aventurero, pero es un privilegio. Sí es un sacrificio enorme porque llevo mucho tiempo lejos de mi familia, pero para mí como técnico me ha enriquecido mucho el fútbol sudamericano.

¿Su familia está en España todavía?

Sí, así es, no están aquí conmigo.

¿Ha pensado en volver a dirigir en Chile? ¿Se iría de acá si le propusieran Colo Colo, la U o Católica?

Bueno, o sea, obviamente, como profesional y como persona, para mí ha sido un lujo estar en Chile. El país es espectacular, muy bien estructurado. Se ve un gran país. El fútbol chileno además es lo mejor que hay, me maravilló trabajar ahí y ni hablar, si pudiera trabajar en un grande, ganar títulos en Chile, sería lo máximo que podría alcanzar. En ese aspecto como entrenador, con el futuro que nunca se sabe qué puede pasar, para mí sería un honor muy grande. Pero estoy agradecido del Bolívar, donde me han tratado increíble y estaré acá hasta que Bolívar crea que deba estar acá. Mientras cumplo los objetivos y cuando una etapa se termine, la mira de Chile la tengo, no sólo en mi proyecto, sino que en mi corazón, porque he estado muy a gusto.

Se ha hecho costumbre que a otros entrenadores del Bolívar le ofrecen la selección boliviana. ¿Le han ofrecido a usted, la aceptaría?

La verdad es que para un técnico, dirigir a la selección tiene que ser una experiencia inigualable, porque es un techo al que pueda llegar uno, y claro está que yo conozco muy bien el fútbol chileno, como ahora el boliviano, y uno siempre se ve para ser seleccionador de un país, pero es un reto muy grande. A lo que voy es que si es seleccionador de un país al que conoce de verdad, sería algo muy bonito.

¿Pero le ofrecieron la selección boliviana?

En su día sí hubo algún acercamiento hacia mí y preguntaron sobre mi contrato y todo desde la federación de Bolivia, y hubo algunos rumores, pero la verdad es que yo renové con Bolívar y creo que todavía tengo mucho que demostrar, y además hay un técnico boliviano en la selección que está muy capacitado, que es un gran técnico y no es bueno hablar cuando hay alguien ahí. Pero como base, para un técnico ser seleccionador de un país que él maneja es muy lindo.

Usted conoce el fútbol de Chile y  Bolivia. ¿Cómo avizora el duelo entre ambos?

Creo que será un partido bonito. Bolivia se transforma en La Paz porque maneja a la perfección la altura y tiene jugadores muy buenos, desequilibrantes, de buen pie, que pueden buscar un fútbol muy ofensivo y ahí se encontrará con un Chile que la altura les pesará. Pero también es verdad que la selección con mejor historial de resultados en La Paz es Chile y que sabe jugar bien en la altura, y para mí, si saben jugar en altura o no, está el factor de lo que es Chile. Una de las mejores selecciones del mundo, jugadores fantásticos que se conocen a la perfección, y creo que será difícil para ambos. Como espectador estoy deseando ir, porque será un partido abierto, con algunas mermas en Chile de la altura, que te hace estar así y con Bolivia buscando el arco rival, pero cuando  Chile agarra la pelota su calidad es incuestionable.

Chile se cree el cuento, incluso a Vidal lo han criticado por eso. ¿Siente que están agrandados?

No soy nadie para decir eso, porque no conozco a los jugadores, sólo de verlos por televisión o alguna vez en el estadio, pero es normal. Estos jugadores han conseguido algo histórico para su país, algo fuera de lo normal, como el Colo Colo que ganó la Copa Libertadores 1991 y que todavía está el recuerdo de esos jugadores, y ahora esta generación de la selección chilena será recordada para siempre, pero yo creo que pasa que los rivales juegan. Chile es una selección donde vienen jugando mucho tiempo los mismos jugadores, que es bueno, pero los rivales ya conocen mucho a Chile, ya no es tanta la sorpresa de antes. No tengo duda que van a clasificar al Mundial y que la selección chilena puede aspirar a todo porque es un compendio de jugadores con una calidad espectacular. El sacrificio suyo en cancha además es crucial porque es un equipo que todo el mundo aprieta, se repliega, todos juegan y atacan, como me gusta a mí.

¿Irá a ver a sus dirigidos al estadio? ¿Habló con ellos para desearles suerte?

Tenemos seis convocados y de esos, yo encantado si juegan los seis, pero también en otros equipos hay jugadores que están muy bien. Siempre mando un mensaje, nunca les llamo porque ellos están con otro técnico, pero siempre les mando un mensajito de ánimo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo