Un “Cementerio de Elefantes”: historias y alegrías que guarda el Hernando Siles de La Paz

El título del Sudamericano de 1963 y el subcampeonato de Bolivia en su cancha, son remarcados como los grandes hitos deportivos de un estadio donde el que se eleva lo hace alto, pero el que cae se estrella fuerte.

Por Diego Espinoza Chacoff

Por Diego Espinoza Chacoff – enviado especial de El Gráfico Chile a La Paz, Bolivia

Hernando Siles Reyes fue el trigésimo tercer presidente de Bolivia, gobernando durante el período 1926-1930. Debido a su temprana muerte cuando se desempeñaba como embajador boliviano en Lima, Perú, las autoridades de la época decidieron rendir un homenaje al fallecido ex presidente, poniéndole su nombre a lo que sería por años el principal coliseo deportivo del país.

“El Stadium” o “El Siles”, como le llaman los paceños, es una de las reliquias históricas de la ciudad, donde selecciones como Argentina y Brasil, han tenido que caer a sus pies ante los imponentes 3.600 metros de altura que ahogan a cualquier persona normal que busque correr por su césped.

En la previa del duelo entre los altiplánicos contra Chile por las Clasificatorias, el ambiente es festivo. Para el boliviano no es raro no ir a un Mundial de fútbol y por eso, luego de sus labores, se acercan al estadio para ver el ambiente, rememorar glorias pasadas con el Diablo Etcheverry o Platini Sánchez como grandes próceres o incluso tentarse para ver si es que algo nuevo les depara el majestuoso Siles.

En las calles, a sólo pasos de las caricaturas de futbolistas famosos o afiches de equipos como Universidad de Chile e Iquique, el estadio rememora los grandes momentos que vivió ahí al ser campeón de la Copa América 1963, además del subcampeonato obtenido en casa durante el año 1997.

Una añoranza histórica que hace reunir a los bolivianos de occidente (La Paz) y el oriente (Santa Cruz), quienes nunca olvidarán la goleada 6-1 a los argentinos, o el triunfo ante los multicampeones brasileños con el lleno máximo de 45 mil personas que permiten las gradas del estadio profesional más alto del mundo.

"Yo trabajo hace varios años acá apoyando a varios clubes de la liga y también trabajamos con la selección, así que estamos bastante empapados por esto. Acá hemos vivido lindas jornadas como cuando derrotamos a Brasil, cuando salimos subcampeones de América en 1997 así que hay lindos recuerdos", comenta César Baldivieso, encargado de las boleterías del Siles.

"El estadio es un monumento e ícono de Bolivia, con quien hemos compartido varias experiencias así que esperamos tener también una nueva fiesta del fútbol contra Chile. Acá han caído las grandes selecciones como Brasil, Argentina 6-1 así que tiene muchos buenos recuerdos e historias", añadió.

Y es que los 87 años del Siles no son en vano, y como pasa con los abuelos, el estadio paceño cuenta historias escondidas en casi nueve décadas de existencia y las guarda para el futuro. Porque si un detalle está claro es que, ganando o perdiendo, tu paso por el Olímpico de La Paz, breve o largo, jamás se olvidará.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo