No estaban en los planes: las sorpresas estadounidenses que jugarán la final femenina del US Open

Sloane Stephens y Madison Keys, ambas jugadoras norteamericanas que vienen saliendo de lesiones, animarán la definición del último Grand Slam del año.

Por AFP

Las estadounidenses Sloane Stephens y Madison Keys, marginadas del tenis hace tres meses por lesiones graves, avanzaron a su primera final de Grand Slam en el Abierto de Estados Unidos al ganar este jueves sus partidos de semifinales frente a Venus Williams y CoCo Vandeweghe, respectivamente.

Stephens, de 24 años y número 83 del ránking mundial, sorprendió a la veterana Williams al derrotarla por 6-1, 0-6, 7-5 y conseguir el primer boleto de su carrera a una final de Grand Slam.

Keys, de 22 años y 16ª sembrada, derrotó en dos sets 6-1, 6-2 a su compatriota CoCo Vandeweghe para acceder a su primera final de un Grand Slam, superando su mejor resultado en torneos de élite, que fue la semifinal del Abierto de Australia de 2015.

Fue la primera vez desde 1981 que todas las semifinalistas son estadounidenses. Y también la primera vez en 15 años que juegan una final mujeres del país anfitrión.

Lo más increíble del caso es que Stephens estaba 934º del mundo hace un mes, ya que estuvo casi un año sin jugar por una lesión en un pie. Desde entonces hilvanó una serie de buenos resultados hasta llegar a la final del último major de 2017. De hecho, el lunes aparecerá al menos en el puesto 22º.

Mientras que Keys, dirigida por la ex número uno Lindsay Davenport, logró mostrar el gran potencial que tiene, la que la encumbra como una de las mayores promesas del tenis mundial.

La última ocasión en que dos jugadoras locales disputaron la corona en Flushing Meadows fue en 2002, cuando Venus perdió con su hermana menor Serena en dos sets.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo