Pablo Guede no deja de ver espías en Colo Colo

El técnico ya no sabe qué hacer para tener privacidad en los entrenamientos y levantar cabeza en el Transición.

Por Pedro Marín Roldán

Colo Colo parece no tener semanas tranquilas desde que comenzó el Torneo de Transición. Pese al rimbombante fichaje de Jorge Valdivia, los resultados no han acompañado a los albos y a la eliminación de Copa Chile a manos de Iberia, se suma que en el torneo local, tras seis fechas, marchan sextos con 9 unidades y están a siete de dar caza al líder Unión Española.

El complicado panorama tiene a Pablo Guede como el principal acusado del mal nivel que muestran los albos y las críticas de los hinchas no se han hecho esperar. Por eso, el técnico está haciendo de todo para revertir el momento que están pasando y quiere esconder lo más que pueda las prácticas que lleva a cabo en la semana antes de los partidos, tal como lo ha demostrado en los días previos al enfrentamiento ante San Luis, este miércoles a las 20:30 horas en el Estadio Monumental.

Todo comenzó el pasado 19 de septiembre, cuando los albos entrenaron en la cancha principal del Monumental y el técnico se percató de la presencia de ocho personas en el sector Océano. Al notar este detalle, consultó rápidamente si eran familiares de los jugadores, a lo que Gonzalo Fierro respondió positivamente. Molesto por la situación, retó a uno de los guardias por permitir el ingreso de gente a las tribunas y Esteban Paredes no se quedó callado para pedirle que le baje el perfil a la situación y le pida disculpas al funcionario.

Pero Pablo Guede no dejó de ver espías en la semana y no por nada este jueves cambió el lugar para realizar su última práctica. Colo Colo, como es habitual, se instaló en las canchas de entrenamiento, pero esta determinación fue rápidamente cambiada por el técnico al percatarse de la presencia de los familiares de los niños de los cadetes y de la prensa.

El detalle llevó al técnico a llevar el entrenamiento a la cancha principal del Monumental, situación que, incluso, sorprendió a sus propios asistentes, quienes tuvieron que desinstalar los conos, la división de los balones y el stand del encargado de grabar las prácticas.

El técnico parece seguir viendo espías y fantasmas donde no los hay.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo