Columna de Horacio de la Peña: Garín, un problema de revés

El Pulga opinó del momento actual de la promesa del tenis chileno. Asegura que si mejora uno de sus golpes, puedes por fin explotar.

Por Horacio De la Peña

Mucha gente se pregunta qué pasa con el Tanque. Por qué todavía no explota y nos llena de grandes victorias como sus contemporáneos, con los cuales competía mano a mano, y uno de ellos, Alexander Zverev (4º de la ATP), quien perdiera la final de Roland Garros Junior con Christian, está en lo más alto.

Que Garín tiene lo que se necesita para ser campeón, no es ningún misterio, de hecho, el mismo Toni Nadal cuando lo vio ganar la final de Roland Garros, lo sumó a sus líneas y desde esa época está bajo uno de sus entrenadores.

Pero si nuestra promesa tiene condiciones, un buen equipo, una buena familia, dónde está el error, por qué no termina de despegar. Lo que les voy a contar es una visión personal, y del resultado de varias charlas con profesionales del circuito que respeto muchísimo. Todos coincidimos en que el patrón de juego que tiene Garín no va acorde con sus cualidades.

Los plus de Christian son: su primer saque, su derecho, su gran capacidad de lucha, es valiente, se recupera muy bien. Qué hace con lo que tiene… poco. No tiene estructuradas jugadas con su saque y derecha, para así desestabilizar con su servicio y definir con su drive,  como lo hacían tanto Fernando González, como el mismo Rafa Nadal.

Su capacidad de lucha, recuperar pelotas y vencer a los rivales con su cabeza no las puede usar si tira la pelota fuera en los puntos importantes. Por qué digo esto. Porque en los partidos que he tenido la suerte de comentar o ver, cuando llega a puntos que definen tanto sets como partidos, arriesga con su revés, que no es su tiro, y aparte, no tiene una buena biomecánica, lo que hace que haga mucha fuerza, por ende crece el porcentaje de error.

Una de las cosas que más me preocupa, es si la escuela de su entrenador se caracteriza por hacer hincapié, en los puntos neurálgicos de los partidos, en tirar siempre una más adentro. La estructura y biomecánica del revés de Nadal es de lo mejor y más fluido del circuito… entonces ¿por qué no ha habido progresos en esas dos áreas tan primordiales de la enseñanza Nadal?

Es porque el tío Toni no pasa tiempo con él, la persona que está a cargo del entrenamiento de Christian no tiene claro que la biomecánica del revés de su pupilo no es buena, o simplemente Garín no lo escucha.

Todas las respuestas son malas, porque lo cierto es que el resultado es que sigue pasando el tiempo y el backswing del revés de Garín es demasiado corto, empieza con la cara abierta y cuando lo cierra a tiempo, le sale un tiro divino, pero si calcula mal o llega tarde, le sale mal y cuando pasa eso, cuando se pone nervioso, lo que sucede casi siempre, porque todos nos ponemos nerviosos, los valientes lo superamos, ¡los que no tienen miedo están locos!

Eso nos lleva a que en casi todos los partidos Garín pasa por momentos de incomodidad con su revés, y esto lo lleva a perder confianza en sí mismo. Esto provoca tener no tan buenos resultados como debería.

Creen que les estoy contando es dramático, no, para nada. Todo es recontra arreglable. Lo que pasa es que hay que hacerlo, ya que por más que tenga una gran cabeza y mucho talento, si no gana se puede confundir y eso lo va a llevar perder uno de sus grandes atributos.

En el corto plazo tiene que mejorar la mecánica, llevar mas atrás la raqueta en el revés, encontrar la pelota subiendo,  no arriesgar de ese  lado  en los momentos importantes, y empezar a construir un patrón de juego acorde a sus atributos. Con eso, en poco tiempo va a estar dentro de las grandes ligas y ahí podrá empezar a usar ese gran físico y cabeza que tiene para ganarle a los grandes jugadores.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo