El Barcelona se rebela y juega sin público en protesta por represión en el día de su referéndum

El club emblema de Cataluña tomó postura ante la violencia ejercida por la Guardia Civil que trató de impedir la votación. En la otra vereda, Las Palmas presentó un comunicado apoyando al gobierno central.

Por AFP

Era un día tenso, pero el presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, se mostró decidido para tomar la decisión de jugar el partido de Liga contra Las Palmas a puertas cerradas y así mostrar su "crítica o disconformidad" con los sucesos que están ocurriendo en Cataluña en el día en que en toda la provincia se realiza un plebiscito para ir en búsqueda de su independencia de España.

"Hemos decidido jugar el partido, y sobre todo hacerlo a puerta cerrada para que se viera esta critica o esta disconformidad con lo que sucede", afirmó Bartomeu a la televisión poco antes del inicio del encuentro, y en medio de la polémica, mientras jugadores y cuerpo técnico pedían suspender el encuentro debido a la violencia desatada de la Guardia Civil frente a los ciudadanos que querían ejercer su derecho en locales de votación.

"Estamos preocupados, con mucha pena por la situación que esta ocurriendo y por eso hemos decidido, en lugar de anular el partido que era lo que queríamos todos, jugar el partido pero de manera excepcional sin público", afirmó el mandatario que ante la presión de La Liga no tuvo otra alternativa que jugar el partido.

Bartomeu se refería de esta manera a la tensión que se está viviendo este domingo en Cataluña, donde la policía ha intervenido para impedir la celebración de un referéndum de autodeterminación, prohibido por la justicia española.

Decenas de personas resultaron heridas en cargas policiales contra personas que querían participar en esta consulta. Bartomeu, que se declaró "muy preocupado por la situación", presentó esta iniciativa como una forma de dar "nuestro apoyo a todos los que están padeciendo esta falta de libertad expresión".

La decisión de jugar a puerta cerrada "no se hace por seguridad, la seguridad está garantizada, lo queríamos hacer por los motivos excepcionales que he señalado", añadió. Mientras los jugadores entraron al calentamiento con la camiseta con los colores de la bandera de Cataluña

El presidente azulgrana reconoció que de esta manera, el club tampoco se verá sancionado en la Liga española, ya que una suspensión unilateral del encuentro le hubiera supuesto la retirada de tres puntos, y que le dieran el partido por perdido. "Lo importante es jugar para que no haya perdida de puntos, pero que no estén los socios del Barça… lo socios espero que valoren que es un ejemplo que el club hace para que el mundo vea nuestra inconformidad con lo que ocurre en Cataluña hoy", afirmó.

Bartomeu también dejó entrever la dimisión de Carles Vilarrubí, uno de los vicepresidentes del Barcelona, asegurando que "no es fácil esta toma de decisiones y cada uno tiene sus opciones, sus opiniones".

"Habrá tiempo para valorarlo, para hablarlo hoy mañana y pasado pero es normal que no todos estemos de acuerdo y que haya discrepancias en nuestro club porque es un club transversal, plural donde todas las opiniones son buenas y son consideradas", dijo.

Bartomeu hacía esta declaración después que la prensa española informara de la dimisión de Vilarrubí, partidario de no jugar el encuentro.

En la otra vereda la visita, Las Palmas, también tomó partido y en un comunicado expresó su apoyo a la postura del gobierno español, que la reflejó en el campo de juego bordando una bandera española en la camiseta.

En la cancha el Barcelona no tuvo problemas y logró imponerse por 3-0 en un marcador que desde temprano mostró el apoyo al referéndum. El gol de Busquet y el doblete de Lionel Messi definió el partido que tuvo particulares celebraciones ante el vacío de las trinbunas en el Camp Nou:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo