Sao Paulo aún respira su "jogo bonito": Jorge Valdivia vuelve a su segunda casa

El Mago es recordado por los fanáticos del Palmeiras y basta mencionar Chile para que su nombre aparezca en las conversaciones futboleras.

Por Gonzalo Pérez

Por Gonzalo Pérez Amar, enviado especial a Sao Paulo, Brasil

Hablar de Jorge Valdivia en Sao Paulo es sinónimo de dos cosas: buen fútbol y buenos recuerdos. Los años que pasó el Mago en Palmeiras no fueron en vano y su magia aún sigue presente en las calles de la gran ciudad brasileña, una metrópoli empapada del deporte más popular del mundo.

Basta una conversación en el Vigorista's Bar, ese punto de encuentro de palmeirenses ubicado frente al Allianz Parque, para darse cuenta del buen recuerdo que dejó Valdivia en Sao Paulo. Los elogios son la tónica y los recuerdos rápidamente vienen a la mente.

Jorge Valdivia, en su época entre 2006 y 2008 en Palmeiras se ganó el cariño de la hinchada / Foto: Photosport Jorge Valdivia, en su época entre 2006 y 2008 en Palmeiras se ganó el cariño de la hinchada / Foto: Photosport

Es que en esas calles aledañas al estadio, donde predomina el blanco y verde, el Mago es sinómino de "jogo bonito". Su primer periodo en el Verdao, aquel donde se consagró campeón del Paulista 2008, torneo donde fue elegido mejor jugador, fue sinónimo de alegrías para un fanático de Palmeiras que no lo estaba pasando bien.

"Era un jugador distinto, provocador, y de muy buen pie. Es muy recordado en Palmeiras", dice uno de los hinchas que pasea por el Allianz Parque en la previa del partido entre Brasil y Chile. Una previa que en el estadio del Verdao aún está empapada por los clores del club y donde el encuentro del martes aún se ve lejano.

Y aunque su segundo periodo, del 2010 al 2015, no fue el mejor, el fanático de Palmeiras valora que se haya quedado cuando el equipo bajó a segunda división y que en sus pies haya estado la salvación para volver a la categoría de honor.

"Dentro de la cancha era un gran jugador, con mucho toque, buenos pases, y con un juego que marcaba diferencias", dice, por ejemplo, Marcel, uno de los palmeirenses que atiende la tienda Palestramania, encargada de comercializar los productos oficales del Verdao.

Entre 2010 y 2015 el Mago vivió su segunda etapa en el Verdao, en la que le tocó ser en capitán en varias ocasiones / Foto: Photosport Entre 2010 y 2015 el Mago vivió su segunda etapa en el Verdao, en la que le tocó ser en capitán en varias ocasiones / Foto: Photosport

Por eso, por bien o por mal, cuando en Sao Paulo se nombra a Chile, el primer nombre que se viene a la mente de los paulistas es el de Jorge Valdivia. No el de Alexis Sánchez o Arturo Vidal. El que aparece es el del Mago. Dejó buenos recuerdos y basta decir que uno es un chileno para que salga al baile.

"Es casi un ídolo, que bueno que lo vamos a ver de nuevo en Sao Paulo. Fue un gran jugador en Palmeiras, dio muchas alegrías a los hinchas y todos los palmeirenses lo recordamos. Jugaba muy bien, se encargó de crear el juego en un país donde para eso hay especialistas", dice Toninho, que lleva recorriendo las calles de Sao Paulo en su taxi durante 11 años y que entre risas pide el retorno del chileno. Un ejercicio que se puede repetir fácilmente con cualquier fanático del Albiverde.

Ahora, a dos años de partir de Brasil, el Mago volverá a su segunda casa y lo hará jugando en la cancha del Palmeiras. Aunque ya no es en el antiguo Palestra Italia y tampoco será con la camiseta verde, Valdivia buscará mostrar en el Allianz Parque ese "jogo bonito" que lo caracteriza y ahora será para dejar a Chile en el Mundial de Rusia 2018.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo