Por venderse al Tío Sam tendrá que ver Rusia 2018 por TV

Una infeliz historia protagoniza el delantero Aron Johannsson, del Werder Bremen alemán, quien prefirió jugar por Estados Unidos en lugar de Islandia.

Por Pablo Serey Correa

"Mis oportunidades de clasificar para un Mundial serán mucho mayores con Estados Unidos", comentaba Aron Johannsson en agosto de 2013, cuando en agosto de 2013 optó por sumarse a la selección que entonces comandaba Jürgen Klinsmann, en lugar de actuar por el combinado de Islandia, país de origen de sus padres y en el que llevó a cabo toda su formación futbolística.

Johansson, nacido el 10 de noviembre en Mobile, Alabama, se mudó a los 3 años a Islandia con sus padres, quienes se encontraban en Norteamérica por estudios. Creció en el pequeño país del noreste de Europa, aunque en ocasiones se trasladaba a Estados Unidos, como en 2008 cuando se graduó de la secundaria y tuvo una breve experiencia futbolística en la IMG Soccer Academy de Bradenton, Florida.

A mediados de 2015 Johannsson pasó del AZ Alkmaar de Holanda al Werder Bremen de Alemania / Foto: AFP A mediados de 2015 Johannsson pasó del AZ Alkmaar de Holanda al Werder Bremen de Alemania / Foto: AFP

Pero su formación en el fútbol la realizó casi íntegramente en Islandia. El Fjölnir y el Breiðablik fueron los clubes donde realizó sus inferiores, siendo el primero de ellos en el que tuvo la oportunidad de dar el salto al profesionalismo. Entre 2008 y 2010 estuvo a nivel rentado en el Fjölnir y tras lograr buenos números en dicho elenco decidió probar suerte en el Aarhus de la segunda división de Dinamarca.

En su primer año en el fútbol danés consiguió el ascenso y después tuvo dos destacadas temporadas en primera. Su buen nivel en el Aarhus le permitió ser convocado a la selección adulta de Islandia en octubre de 2012 para jugar ante Suiza y Albania por las eliminatorias a Brasil 2014, sin embargo una lesión frustró su estreno.

I want you for US army

Ya consagrado en Dinamarca, una liga más competitiva golpeó su puerta. El AZ Alkmaar de Holanda lo fichó en enero de 2013 y pese a su dubitativo comienzo, supo convertirse en uno de los goleadores de la Eredivisie. En dicho contexto, llegó la oferta de Estados Unidos a través de Jürgen Klinsmann, la que Johannsson aceptó congratulado, asumiendo que una Copa del Mundo era una posibilidad más que concreta.

Hizo un gol en el triunfo 3-2 sobre Panamá rumbo a la Copa del Mundo del 2014 y formó parte del plantel gringo que participó en Brasil 2014, pero su rol fue secundario: sólo jugó 67 minutos en el triunfo 2-1 sobre Ghana en fase de grupos. Su revancha podría llegar para Rusia 2018, pero el destino le mostró la peor cara: no jugó ni siquiera un minuto en las eliminatorias de la Concacaf y al otro lado del Atlántico, su conocida y desechada Islandia hacía historia alcanzando cuartos de final de la Eurocopa 2016.

La población de Islandia celebró con euforia la histórica clasificación de su selección a Rusia 2018 / Foto: AFP La población de Islandia celebró con euforia la histórica clasificación de su selección a Rusia 2018 / Foto: AFP

El desenlace de las clasificatorias a Rusia le dio un duro golpe en el rostro. El Tío Sam ni siquiera pudo alcanzar el repechaje, mientras que Islandia, la que rechazó por asumir que la opción de jugar un Mundial era remota, supo clasificar de forma directa a la Copa del Mundo al ganar con autoridad el Grupo 1 de la UEFA, donde superó a Croacia. Ucrania, Turquía, Finlandia y Kosovo, respectivamente. El hoy delantero del Werder Bremen alemán tendrá que ver la fiesta del fútbol por TV.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo