Octavio Rivero salió del congelador y volvió con una asistencia y un gol

El delantero estaba marginado por decisión técnica, pero ingresó ante Audax Italiano y le respondió a Pablo Guede con un gran partido.

Por Pedro Marín Roldán

Octavio Rivero llegó como refuerzo a Colo Colo a mediados de 2016 con la misión de ser el acompañante de Esteban Paredes. El uruguayo respondió a las exigencias y exhibió un gran nivel para ser la mano derecha del Tanque, llegando a convertir 10 goles en los 24 partidos que jugó en los torneos nacionales de la temporada 2016/17. Sin embargo, con el inicio del Transición, el panorama le cambió y fue marginado por Pablo Guede.

Cuando comenzaba el segundo semestre, el charrúa buscó salir del club, pero en Blanco y Negro no permitieron su fichaje y así se le cayeron las opciones de partir a Peñarol y Belgrano. Molesto por la situación, Rivero bajó su rendimiento y mostró una actitud que al técnico no le gustó, por lo que lo dejó al margen del equipo e, incluso, dejó de citarlo para los partidos. 

Sin embargo, después de más de un mes desde su último partido -jugó 20 minutos el pasado 9 de septiembre ante Iquique en Cavancha- el uruguayo volvió a las canchas y lo hizo en el partido ante Audax Italiano, disputado este sábado en el estadio Bicentenario de La Florida.

Las ganas de ingresar se le notaban y así lo demostró cuando los mandaron a hacer el calentamiento. Rivero corrió al borde de la cancha como si pudiese entrar a jugar una final del Mundial. Se estaba jugando el todo o nada. Por eso, cuando Pablo Guede lo llamó para ingresar, en el minuto 57 para reemplazar a Nicolás Maturana, se le notó el entusiasmo y cambio de actitud. 

Octavio Rivero salió del congelador después de un mes y rápidamente respondió en cancha a la confianza que le entregó el técnico. Con sólo cuatro minutos desde su ingreso, el atacante recibió un pelotazo de Fernando Meza y se despachó una asistencia para que Esteban Paredes marque el 2 a 0 parcial ante Audax Italiano. Luego, en el primer minuto de adición, el Tanque le devolvió la cortesía y el uruguayo selló su vuelta a las canchas con un gol. Un retorno perfecto.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo