Chile apunta ser potencia mundial del triatlón

Chile tuvo en Coquimbo una segunda fecha del circuito mundial de Ironman, tras Pucón. Deportistas y organizadores aplauden el crecimiento que ha tenido el país en los últimos años en la modalidad.

Por Giuseppina Lobos

Cada vez que se inicia el año, los deportistas especialistas en triatlón comienzan con  la cuenta regresiva: a mediados del mes de enero, la mayoría se traslada hasta la región de la Araucanía para participar en el Ironman 70.3 de Pucón. Catalogada como “la carrera más linda del mundo”, la ciudad recibe a más de 1500 inscritos que intentan completar los 1,9 kilómetros de nado, 90 km de ciclismo y los 21 km de trote.

La reina de esta carrera es, sin duda alguna, la chilena Bárbara Riveros, quien en el presente año logró su tricampeonato en Pucón y es una de las representantes más grandes de nuestro país a nivel internacional. En la competencia masculina, Felipe “Pipo” Barraza, aparece como el hombre con más proyección en la especialidad. En el verano, el deportista alcanzó el segundo lugar el Ironman con 4:05:45.

El crecimiento del triatlon en nuestro país permite ilusionarse con que Chile se transforme en algunos años más en una verdadera potencia. Actualmente en el circuito Ironman son 66 carreras en el mundo, de las cuales 12 son en el cono sur y dos están presente en nuestro país: Pucón y Coquimbo.

“El crecimiento va de la mano con los buenos rendimientos de deportistas como Bárbara o Felipe. La oportunidad de tener en Chile un evento de esta categoría nos permite que los deportistas nacionales puedan vivir la sensación en vivo y en directo de una fecha mundial. Sin duda alguna Chile ha crecido en ese sentido y hay que valorarlo”, reflexiona el director de la carrera, Guido Cornejo, a El Gráfico Chile.

Coquimbo Corriendo junto al mar en Coquimbo / Gentileza

Pero Bárbara Riveros y Pipo Barraza no están solos en esto, puesto que año a año Felipe Van De Wyngard y Pamela Tastets buscan su espacio en la primera línea del triatlón en nuestro país. Ambos, por ejemplo, aprovecharon la cercanía con Coquimbo para participar en la competencia, donde alcanzaron el cuarto y segundo lugar, respectivamente.

“El contar con una segunda fecha de circuito mundial es algo de tremenda importancia a nivel internacional. Esto demuestra que este deporte está creciendo en nuestro país. Yo creo que esta carrera de Coquimbo va a crecer mucho y se va a consolidar como una fecha importante a nivel mundial”, sentencia Felipe, quien terminó la carrera de este fin de semana algo decepcionado con el cuarto lugar obtenido.

Su pareja, la deportista Pamela Tastets, comparte las palabras de Felipe y afirma que “el hecho que hayan decidido darle una fecha mundial más a Chile quiere decir que las cosas se están haciendo bien; es un orgullo para nosotros competir dentro de nuestro país lo que nosotros sabemos hacer. Es muy positivo para nosotros el auge que ha tenido el triatlón”.

El mundo también se rinde ante Chile

Para la competencia realizada en Coquimbo el sábado pasado, la organización inscribió a 107 extranjeros, quienes disfrutaron de la primera versión de esta carrera. Uno de los que arribó a la Cuarta Región fue el brasileño Santiago Ascenço quien se coronó como campeón del Ironman con 04:20:02.

“Chile es un lugar perfecto para competir. En este caso, en Coquimbo el agua es un poco fría, pero en la bicicleta y el trote todo es mucho más ameno; tiene un clima además excelente. He ido varias veces a Pucón y cada año que pasa veo que crece y crece más el triatlón. Universidad Católica ha invertido mucho para que todo salga bien. Es muy lindo que el deporte crezca en este país, espero que siga así”, comentó el deportista, quien ya prepara su visita para el próximo año a nuestro país.

Coquimbo El podio / Gentileza

Otro de los triatletas que se subió al podio fue el experimentado Óscar Galíndez, quien logró el segundo lugar en Coquimbo. Con seis campeonatos en Pucón, el transandino afirma que ha “visto el crecimiento de Chile desde fuera y desde dentro y me parece fantástico lo que han logrado”.

El argentino que también ha sido campeón en el Ironman de Brasil por tres años, afirmó que uno de los elementos positivos que tiene venir a competir a nuestro país es la exigencia de la ruta.

“Los circuitos que han elegido también están bastante bien, porque si éstos fueran un evento donde todo fuese bajada y viento a favor se inscribirían miles de personas; pero no es así, porque reclaman hasta por el agua fría. Para mí que soy un atleta vieja escuela y que me gustan estos desafíos, lo apruebo y aplaudo”, cerró Galíndez.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo