El orgullo de las "carreras a la chilena" que vio de cerca la muerte y sueña con volver a la hípica

Jaime Medina está de vuelta después de la rodada que lo dejó al borde del retiro en junio pasado. Ahora, con sus primeros galopes sueña con volver a los clásicos y pagar con triunfos el apoyo del medio en general.

Por Javier Rios
Jaime Medina quiere volver a los triunfos en las pistas nacionales (Foto: Hipódromo chile)
El orgullo de las "carreras a la chilena" que vio de cerca la muerte y sueña con volver a la hípica

El ambiente era de fiesta en Quillón, así como en varios lugares de la provincia de Ñuble, en la Región del Biobío. El asado daba paso a la música y los bailes, mientras a mandíbula batiente los comensales se gritaban de lado a lado con los niños corriendo por entre las faldas de sus madres. Ahí se crió Jaime Medina, mirando, disfrutando, soñando con los caballos que a un costado de la fiesta competían por ser el mejor del pueblo en las carreras a la chilena.

A la primera que pudo se subió, sin miedo, montando a pelo y deleitando a los lugareños que hacían apuestas en la zona. Fue el inicio de uno de los jinetes más reconocidos de la hípica nacional, que años después cambiaría las rectas de su pueblo natal para jugársela a lo grande, incluso ganando un Clásico El Derby en 2011, demostrado que lo que se comentaba era una realidad.

"Las carreras a la chilena están a la par de las competencias en los hipódromos, solamente que corren máximo cuatro caballos desde un partidor y se caracteriza por hacerlo en 400 metros. Igual sigo ligado hasta ahora, es lo que me apasiona, mi familia y todo mi ambiente en el sur está ligado, por eso me gusta mucho. Es un lindo ambiente, se pasa muy bien, es un encuentro de amigos y familiares se come harto asado", describe recordando sus inicios a Publimetro.

Pero las características pruebas del campo le quedaron chicas a Medina, al que se le presentó un nuevo desafío: "Me inicié en las carreras a la chilena, cuando eran clandestinas. Pero por un amigo, Miguel Figueroa, me atreví. Me llevó a Concepción a probar suerte, y allí tuve un periodo que me fue muy bien: en seis meses salí el mejor aprendiz el primer año… al siguiente gané la estadística ampliamente", comenta del cambio que vivió al entrar a la hípica formal.

El gran paso a Santiago: Alegrías de grandes triunfos y  una rodada que lo dejó al borde de la muerte

El médico tratante en el J.J. Aguirre esperaba lo peor y su recuperación fue calificada como un milagro. Ahora, una semana después de volver a montar un caballo en los galopes, las cinco vértebras fracturadas quedaron en el pasado y la jornada del cuatro de junio de 2017 como una marca de los riesgos que se corren en la actividad: "Fue un periodo angustiante, estuve muy bajoneado pero siempre con la esperanza de algún día volver. Mucha gente se preocupó de mí, recibí el apoyo de propietarios, preparadores, jinetes y la familia que siempre está ahí. Fue un accidente grave, pero ha pasado harto tiempo y gracias a dios ya me dieron el alta para trabajar, para ver durante un mes como me voy sintiendo", fueron sus primeras palabras tras volver a subirse a un purasangre el pasado sábado.

Con la esperanza de volver a sus días de gloria en que lideraba la estadística general de látigos nacionales, Jaime Medina repasa una carrera que irá en búsqueda de un segundo aire.

¿Cuál es tu clave para triunfar en la hípica profesional, logrando más de 2 mil celebraciones?

Fue un gran cambio llegar a Santiago, porque acá se trabaja más que en Concepción y hay más carreras. Siempre tuve la mentalidad, las metas claras, sobre todo harta actividad, creo en el trabajo está el éxito. El que trabaja siempre le va a ir bien, el que flojea tendrá malos resultados, eso mantengo durante mi carrera, hacerlo muy duro y eso me encanta y ahí está la clave del éxito.

¿Te inspiraste en alguien para tu carrera?

Mi ídolo siempre fue Luis Torres, que podrán pasar muchos años y no lo van a igualar, es un crack, que siempre lo será, por eso todos los respetos para él.

¿Que caballo recuerdas con cariño y tu mejor triunfo?

Hay muchos caballos regalones, pero el que me hizo saltar a la fama en Concepción fue "Amador", un clasiquero invicto que el propietario me dio oportunidad de correrlo y respondí ganando unas 11 carreras seguidas. En cuanto al mejor triunfo, sin duda que El Derby del 2011 con Ashtar.

¿Haz estado al tanto de la hípica este tiempo? ¿Qué te pareció la generación?

Claro, siempre pendiente de lo que pasa en las competencias. Veo que hay dos cracks que se han visto insuperables, "Robert Bruce" y "Wow Cat", pero valoro también lo que ha hecho el caballo "Manccini" que me tocó iniciar, el otro día estuvo a punto de vencer a Robert Bruce… le tengo las fichas bien puestas, sé que alguna vez lo puede ganar.

¿Y hablando de la lucha generacional, te gustaría que se enfrentaran "Robert Bruce" y "Wow Cat" en el ST.Leger?

Debería probar, pero saben que cambiar de pasto a la arena es algo que no es fácil, pero para encontrarse con la campeona se debe por lo menos tratar y ver cual es el mejor realmente.

¿Te gustaría seguir ligado a la hípica después del retiro?

Sin duda que me imagino de preparador, el día que me retire de jinete trabajaré en algo parecido , porque lo mío es estar junto a los caballos, eso es lo que me encanta y ahí veo mi futuro.

Jaime, ¿Cuál es tu sueño en este regreso a las pistas?

Quiero seguir demostrando que hay Jaime Medina para rato, ojalá la salud me acompañe y por su puesto a partir de eso sueño con ganar un clásico El Ensayo, ese es el anhelo de cualquier jinete, ganar una carrera de esa jerarquía, lo hemos corrido y solo hemos figurado, por eso me gustaría vencer en un grupo I importante.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo