La reinvención de Currimilla en 2017: "En un momento quedé tan bajoneado que estuve al borde del retiro"

A sus 29 años, el mundialista Sub 20 en Canadá 2007 pensó en colgar los botines tras su dolorosa salida de Unión Española. Meses después, se convirtió en el héroe de Deportes Valdivia al anotar el gol que aseguró la permanencia del Torreón en la B.

Por Pablo Serey Correa
Dagoberto Currimilla jugó 13 partidos y convirtió 3 goles jugando por Deportes Valdivia durante el segundo semestre de 2017 / Foto: Photosport
La reinvención de Currimilla en 2017: "En un momento quedé tan bajoneado que estuve al borde del retiro"

De ser titular indiscutido en Copa Libertadores a pelear por no caer a la tercera categoría del fútbol chileno. Entre dichos hitos transitó el 2017 para Dagaberto Currimilla, quien se había convertido en un referente de la Unión Española de la última década. Sin embargo, al término del Clausura 2016-2017 fue uno de los varios jugadores que tuvieron que abandonar Santa Laura, ya que no entraba en los nuevos planes de Martín Palermo. Tras su dolorosa salida de Plaza Chacabuco, estuvo casi dos meses sin club, tiempo en el que meditó seriamente el retiro.

Con apenas 29 años, el mundialista Sub 20 en Canadá 2007 estuvo cerca de colgar los botines por el fuerte golpe en lo anímico que significó su éxodo del club que defendió entre 2012 hasta mediados de 2017. Pero una oferta importante, no por lo económico ni lo deportivo, lo hizo reencantarse con el fútbol: la de Deportes Valdivia, el modesto elenco de la ciudad en la que vivió su infancia y que parecía condenado al descenso a la Segunda Profesional en la última fecha del torneo de la B.

El Torreón necesitaba vencer de visita a La Serena y que Iberia no ganara de local ante San Marcos. En una definición de infarto, los valdivianos lograron darlo vuelta en La Portada, lo que, sumado a la igualdad que se dio en Los Ángeles, le permitió al equipo de Jorge Aravena salvar la categoría. Y el héroe fue Dagoberto Currimilla, quien anotó el gol que le dio el triunfo 2-1 al equipo de la Región de los Ríos en el norte chico. Aquí el relato del jugador que vuelve a quedar como agente libre, pero que tiene clara su prioridad a futuro.

Más allá de la salvación ¿Cómo evalúas lo hecho por Deportes Valdivia en el último torneo de la B?

Sufrimos muchísimo durante el último torneo. Cuando llegué, y ahora también que terminó el campeonato, me quedó la impresión de que hay muy buenos jugadores, jugadores jóvenes con mucha capacidad, un buen plantel, pero lamentablemente no se nos dieron los resultados en muchos partidos pese a jugar bien. Nos quedamos con las manos con las manos vacías en varios partidos habiendo sido superiores a los rivales. Lo que más nos penó fue el no concretar las opciones, nos faltó finiquito. Eso quedó claro en la tabla.

¿De qué modo te queda grabado el partido del domingo y tu gol a La Serena con el que se salvó Valdivia?

Después del partido me vino una sensación de alegría tremenda, yo sabía lo que se estaba jugando, todo el grupo sabía que era muy importante para la ciudad mantener al equipo en Primera B, porque acá hay muchos jóvenes con talento, muchos niños que dependen de que el club esté bien, porque para ellos es una oportunidad tremenda, con el club bien se le abren las puertas a muchos. Esa era una carga demasiado importante, haber descendido iba a ser un peso para el resto de la vida, iba a quedar marcado para siempre, no era lo que yo pretendía. Y por el gol contento, sé que es un gol muy importante para la ciudad y para la Región de los Ríos. Es algo que nunca se me va a olvidar.

Después del partido con La Serena hiciste fuertes críticas a la ANFP por el pago de la cuota de incorporación que deben pagar los clubes que ascienden de Segunda a Primera B ¿Puedes profundizar un poco en eso?

Más allá de criticar, cuento lo que me tocó vivir, fue un elemento que pesó para que Valdivia no haya podido estar mucho más arriba. En cierto modo el pagar esa cantidad de dinero te va limitando a todo lo que se puede hacer durante el año. Sé que eso es de la parte dirigencial y que eso no le compete mucho a los jugadores, igualmente yo sabía al llegar a Valdivia las condiciones en las que estaba el equipo y que estaban pagando la cuota, pero eso está mal, al final los equipos que vienen de la Segunda a Primera B parten con un castigo enorme, la mayoría no tienen recursos y tienen que conseguirse para poder pagar, se hace un daño tremendo. Incluso se debería hacer al revés, un equipo que meritoriamente en cancha se ganó su opción debería ser recompensado y no castigado de esa manera.

Currimilla portando la jineta de capitán de Unión ante The Strongest por la Libertadores en febrero pasado / Foto: AFP Currimilla portando la jineta de capitán de Unión ante The Strongest por la Libertadores en febrero pasado / Foto: AFP

Si bien hoy disfrutas con la salvación de Valdivia en la B, el 2017 no fue un año fácil. En febrero estabas jugando Libertadores con Unión y en noviembre peleando por no bajar a Segunda ¿Cómo viviste ese cambio tan radical?

Fue un año de distintas situaciones, fue un año bastante movido en cuanto a las sensaciones, pasé de estar muy bien en Unión Española hasta último minuto, de jugar Copa Libertadores a terminar jugando por no descender a Segunda con Valdivia. Fue algo que no me lo esperaba, fue algo muy duro, no me esperaba salir de la forma en cómo salí de Unión, me enteré en el último segundo que no continuaba, creo que no fue la manera, pero tampoco guardo ningún rencor contra nadie del club, yo tenía todas las ganas de seguir. Yo no quería salir, pero después llegar a Deportes Valdivia  fue una oportunidad tremenda para poder reencantarme con el fútbol, había quedado bastante dolido con lo que pasó en Unión, en un momento quedé tan bajoneado que estuve al borde de no seguir jugando, se me pasó por la cabeza en algún momento el retiro, pero después quise venir a Valdivia porque sabía que tenía mucho fútbol que aportar, quería venir a Valdivia porque es la ciudad en la que crecí, está toda mi familia, eso fue lo que me ayudó a tomar la decisión. Ahora que terminó todo creo que fue una decisión acertada, fue una decisión me hizo reencantarme con el fútbol y ahora la primera opción para lo que viene la tiene Deportes Valdivia. Si ellos presentan el interés de contar conmigo para el próximo año yo voy continuar, creo que Valdivia tiene mucho más que aportar, el próximo año no se va a estar pagando la cuota de incorporación y creo que Valdivia le puede dar una gran oportunidad a la ciudad con un ascenso a Primera División.

Mirando desde afuera, cuesta entender que un jugador que era titular indiscutido en un equipo fuerte como Unión, sin lesiones y con Libertadores en el cuerpo no haya tenido oportunidades en Primera División ¿No tuviste más ofertas que la de Valdivia?

Venirme a Valdivia fue una decisión más por lo personal que por lo deportivo. Yo había quedado totalmente bajoneado con lo que me pasó a mitad de año en Unión y en algún momento estuve pensando en retirarme, mientras pasaba el tiempo más lo pensaba, estuve como dos meses sin club. Se me presentaron otras oportunidades como Curicó Unido en Primera, también Barnechea y Cobreloa en la B, pero al final decidí venir a Valdivia, porque es mi ciudad, está toda mi gente, incluso dejando de lado lo económico me vine a Valdivia.

Planteas claramente que te gustaría seguir en Valdivia, pero más allá de eso ¿Cómo proyectas lo que se te viene en tu carrera?

Todos los jugadores quieren estar en el primer nivel y obviamente todavía soy un jugador de Primera División, perfectamente podría estar en cualquier equipo o pelearle el puesto a cualquier jugador que juega en Chile, pero esta vez quedé demasiado encariñado con la gente de Valdivia, creo que el sentimiento es mutuo. Estoy tranquilo, mi familia también está súper tranquila acá, la ciudad para mí es de lo mejor que hay en Chile, entonces si Deportes Valdivia presenta interés por contar conmigo para el próximo torneo, yo les daré la prioridad. Pero estoy contento, soy un jugador que recién va a cumplir 30 años, jamás he tenido lesiones graves, estos últimos tres años los he estado jugando al cien, estando prácticamente en todos los minutos de todos los partidos, estoy tranquilo con eso.

El Curri con el trofeo de campeón que conquistó con la Unión del Coto Sierra en el Transición 2013 / Foto: Agencia UNO El Curri con el trofeo de campeón que conquistó con la Unión del Coto Sierra en el Transición 2013 / Foto: Agencia UNO

Imposible no preguntar por el presente de tus ex compañeros ¿Cómo ves a Unión Española en la pelea por el título del Transición?

Los veo fuertes, los veo muy bien dentro de los equipos que están peleando el campeonato, sobre todo por los partidos que les quedan, dos de local y uno de visita, aunque le quedan dos partidos con equipos que también están luchando arriba como Everton y Audax, pero los veo bien sólidos. Siendo sinceros, el juego de Unión Española no es un juego muy vistoso, pero es un juego sólido, es un juego que uno ve y sabe inmediatamente a lo que juegan, un equipo muy ordenado, muy táctico. Creo que tienen muchas chances de ser campeones.

¿Te gustaría regresar a Unión?

Sí, me gustaría volver a Unión Española, obviamente que sí. Si ellos en algún momento ellos llegan a presentar interés, les diría que sí al tiro, me encantaría volver a Unión Española.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo