El tenis vuelve a lo retro: los cabezas de serie en Grand Slam bajarán a 16 en 2019

En una medida aprobada por el consejo de los cuatro "majors", se buscará cruces entre los mejores del mundo en las rondas preliminares. Además, en el próximo Abierto de Australia habrá un reloj de 25 segundos para servir entre punto y punto.

Por Agencias
Roger Federer, el último campeón del Abierto de Australia - AFP
El tenis vuelve a lo retro: los cabezas de serie en Grand Slam bajarán a 16 en 2019

El número de tenistas que iniciarán cada uno de los cuatro torneos de Grand Slam a partir del año 2019 como cabezas de serie quedará reducido a 16, por los 32 actuales, como medida destinada a incrementar el atractivo del deporte blanco.

A partir del 2019, el Abierto de Australia, Roland-Garros, Wimbledon y el Abierto de Estados Unidos, sólo tendrán 16 cabezas de serie tanto en categoría masculina y femenina, anunció este martes la Grand Slam Board (GSB), organismo que regula los cuatro grandes torneos del tenis.

Esta medida pretende dotar de atractivo a las primeras rondas de los cuatro torneos grandes, abriendo las posibilidades de que los mejores se crucen entre sí antes de llegar a las rondas decisivas.

Hasta Wimbledon del año 2001 el número de cabezas de serie era de 16, pero la cifra se amplió a 32 en el Abierto de Estados Unidos de aquel año a petición de las cadenas de televisión, que querían ver a los mejores tenistas en las rondas finales.

Otras reformas

Además, la junta anunció su propuesta para que el próximo Abierto de Australia cuente con un reloj de 25 segundos en pista que cronometraría lo que tarda en sacar cada tenista entre punto y punto.

El nuevo reloj se empezaría a usar en el torneo que se disputará en Melbourne desde el próximo 10 hasta el 28 de enero, y supondría que los tenistas tendrían un máximo de 25 segundos para sacar entre punto y punto, en lugar de los 20 segundos de los que disponen actualmente en Grand Slam.

En un comunicado, el GSB propuso también la posibilidad de que un tenista anuncie su retirada antes de su partido de primera ronda y reciba el 50 % del premio que obtendría por haberlo jugado, llevándose la otra mitad el 'Lucky loser' (perdedor afortunado).

Además, en 2018, se acortará el tiempo del calentamiento previo al partido, desde los 15 minutos hasta siete, con lo que el tenista que no lo cumpla podría ser sancionado con hasta 20.000 dólares.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo