César Cortés sacó el habla en un golpeado y silente camarín de Wanderers

Chester fue el único que quiso dialogar después de no haber zafado de la promoción y criticó las condiciones en las que se jugó el partido.

Por Gonzalo Pérez

Wanderers salía a jugar a La Cisterna dependiendo de sí mismo para salvar de la promoción. Los caturros necesitaban un triunfo ante Palestino, otro de los implicados en la lucha por la permanencia, pero no fueron capaces de mostrar un buen juego y fue poco lo que hicieron para conseguir los tres puntos.

El empate sin goles en La Cisterna sentenció a los de Valparaíso a jugar contra Unión La Calera por su permanencia en Primera División y el sentir de los dirigidos de Nicolás Córdova sólo era tristeza. Así quedó en claro cuando fueron saliendo del camarín visitante. Las caras largas y el silencio fueron la tónica en los jugadores wanderinos. 

Pero entremedio de un silente camarín, César Cortés sacó el habla y dio la cara tras la igualdad que los obliga a jugar la promoción.

"Estamos tristes, no fuimos capaces de conseguir un resultado que nos salvara. La cancha, el ambiente, y el calor poco ayudó. Nos costó en esas condiciones, no recuperamos y el partido fue de un tránsito muy lento", señaló Chester, que volvió a a titularidad ante Palestino tras recuperarse de paperas.

Sobre la llave que jugarán ante Unión La Calera, Cortés concluyó que "es un rival complicado y la situación no es fácil. Habrá que saber reponerse con mucho trabajo, ahora hay que ponerse a trabajar para la promoción".

La música que tan fuerte se escuchó desde el camarín de Wanderers en la previa del partido dio paso a un silencio que evidenció un golpeado camarín. Ahora, el próximo jueves 14 de diciembre en Quillota y el 21 del mismo mes en Valparaíso, se jugarán la vida para mantenerse en Primera División.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo