Nuevo escándalo en la FIFA: Infantino es acusado de encubrir partidos arreglados en Turquía

El presidente de la FIFA rebajó las sanciones que tenían que ser aplicadas al Fenerbache durante su época como Secretario General de la UEFA el año 2012.

Por El Gráfico Chile

Una nueva acusación por actos corruptos estalló en la FIFA la tarde de este viernes. Ahora Gianni Infantino, presidente del organismo, es el hombre a quien todos apuntan con el dedo por tener "mano blanda" con el Fenerbache durante su tiempo como Secretario General de la Uefa (2011-2012) , al no descender al equipo turco por arreglar partidos en aquel país.

El elenco de Estambul ganó la Superliga Turca la temporada 2010-2011 en una apretada lucha contra el Trabzonspor, que se definiría por diferencia de goles, pero varios de los encuentros disputados por el campeón estuvieron comprados. Durante la temporada siguiente estalló todo el incidente en el país europeo y 36 miembros del plantel fueron llevados a juicio.

De acuerdo al reglamento de la Federación Turca de Fútbol, el Fenerbache tendría que haber perdido el título, además de ser relegado a la segunda división, pagar una multa económica y ser suspendido de toda competición europea durante un periodo de tiempo.

La UEFA tomó cartas en el asunto y Gianni Infantino, que se encargaba de todos los asuntos disciplinarios en su rol de Secretario General, suspendió al club turco de la Champions y Europa League por dos temporadas a partir del 2012.

El problema se presenta hoy, cinco años más tarde, luego de que se filtraran unos emails entre Infantino y Ebru Koksal, Secretaria General de la Federación Turca, donde la dirigente consultaba al hoy presidente de la FIFA si es que era posible sancionar al Fenerbache con medidas disciplinarias de carácter menor.

Durante el 19 de enero de 2012, Koksal escribió al entonces Secretario General de la UEFA si se podían "modificar" los castigos para el club infractor, en una época en que se temía que el descenso de el elenco auriazul disminuyera los ingresos por derechos televisivos que recibe la federación. La misma secretaria ofreció que el cuadro fuera sancionado con la pérdida del título, comenzar el siguiente torneo de primera división con 12 puntos menos, una sanción económica y la suspensión de competencias europeas.

Gianni Infantino contestó al día siguiente que "el aplicar esos castigos menores no rompería las reglas de la UEFA de ser aplicados. La responsabilidad de tratar con este asunto es principalmente de la FTF (Federación Turca de Fútbol)". Pero eso no sería todo, ya que el hombre FIFA añadiría en su misiva que "hablando por la UEFA, y tomando en cuenta todas las circunstancias, su propuesta es razonable, proporcional y apropiada para solucionar este asunto".

Esta noticia se dio a conocer en un mal momento para el presidente de la FIFA, ya que coincide con el juicio que se está llevando a cabo en Estados Unidos a ex miembros de la Conmebol por corrupción y lavado de dinero.

El ex Secretario General de la UEFA habló con la agencia de noticias AFP, pero no explicó por qué consideró razonable no aplicar el reglamento al club turco. Infantino solo se limitó a resaltar su compromiso con el juego limpio y el combatir el arreglo de partidos.

"Mis acciones personales y en la UEFA en la lucha contra los partidos comprados hablan por sí mismas. En el caso particular de Turquía, cuatro clubes han tenido prohibido participar en las competiciones de la UEFA. En aquella época, la UEFA estaba en primera línea en la lucha contra los partidos trucados gracias a la puesta en marcha de medidas inéditas, una cooperación estrecha con la policía y las autoridades judiciales fue iniciada y aplicada en Europa", señaló Infantino.

Por su parte el Trabzonspor, club turco perjudicado por el arreglo en el campeonato obtenido por el Fenerbache la temporada 2010-2011, anunció que llevará toda esta situación al tribunal de la FIFA para que el club, junto con Gianni Infantino, sean juzgados de manera correcta.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo