El Cóndor fue hasta el cielo: La emotiva dedicatoria que tuvo el premio de Arley Méndez

Luego de recibir el premio al mejor deportista del año 2017, el pesista tuvo unas palabras especiales para su papá, quien falleció el pasado 15 de diciembre.

Por Diego Jorquera

Apenas terminada la ceremonia de premiación del Círculo de Periodistas Deportivos, Arley Méndez, quien fue elegido el Mejor de los Mejores de 2017, recordó sus inicios en Cuba y le dedicó unas especiales palabras a su padre Aleido, quien falleció el pasado viernes.

Refugiado en su dolor y ante las críticas de otros deportistas porque le entregaran el premio a un nacionalizado, Méndez llegó nervioso hasta la ceremonia esperando recibir un galardón que iría dedicado a la memoria de su padre. Por eso, cuando anunciaron su nombre, el pesista se quebró cuando pasó a ser premiado con el Cóndor de Oro.

"El mismo viernes que falleció mi papá salí para la embajada y me dijeron que no podían hacer nada, nadie me pudo dar una autorización para viajar y me sentí mal, porque quería despedirme de él antes de que partiera y no pude. Por un papel no me dejaron salir. Me estoy sobreponiendo, pero me costó mucho tiempo, es el padre de uno, quien me crió, quien me dio todo".

Además, el atleta olímpico tuvo tiempo para explicar cómo era la vida junto a su padre en Cuba, donde nació en "una familia humilde, en el campo, con mucho esfuerzo y sacrificio. Cuando no había nada para comer, me mantenían contento, conseguían dinero para que yo fuera a entrenar".

"Este premio no es sólo mío, es de mucha gente que me ha apoyado mucho para que uno pueda surgir y levantarse. Lo dedico a todos los chilenos que me agradecen y me hacen sentir parte de Chile y por el apoyo que me han dado tras la muerte de mi papá".

Finalmente, Méndez relató otro difícil momento que tuvo que vivir durante este 2017, cuando se le quitaron las medallas obtenidas en representación de nuestro país durante los Juegos Bolivarianos por un problema con las papeles de nacionalización.

"Estuve frustrado y no quería hablar con nadie", explicó el chileno-cubano, agregando que "abandoné la Villa Olímpica, pero mi entrenador habló conmigo y me calmó. Él me motivó a participar en el Mundial y las cosas se dieron bien".

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo