Tapia, Sierra, Suazo, Villar y ahora Lucas Barrios: protagonistas de las polémicas de la era Mosa en Colo Colo

El mandamás de la concesionaria que administra los destinos del Cacique suma una seguidilla de controversias desde que asumió como timonel de Blanco y Negro en 2015.

Por El Gráfico Chile

Aníbal Mosa asumió como presidente de Blanco y Negro, concesionaria que administra a Colo Colo, en abril de 2015 para reemplazar a Arturo Salah, actualmente timonel de la ANFP. El empresario llegó a la testera alba tras integrar el directorio de ByN, ciclo en el que también registró varias controversias como una supuesta pelea con el cuerpo técnico de Omar Labruna en 2013 o los polémicos dichos contra Johnny Herrera en 2014 a quien trató de "delincuente, porque el atropelló y mató a una persona".

El dirigente de raíces sirias siguió con su controvertido carácter como mandamás de ByN y se ha anotado varias polémicas a lo largo de su mandato, en el que sólo ha cosechado cuatro títulos: Apertura 2015, Copa Chile 2016, Supercopa 2017 y Transición 2017.

A continuación, las que han causado mayor revuelo en los destinos del equipo de Macul en el último tiempo, sumado a lo ocurrido con Lucas Barrios a fines del año pasado, lo que terminó con su frustrada vuelta al club albo.

Salida de Héctor Tapia

El dirigente aún no cumplía un mes como presidente de ByN cuando debió afrontar la conflictiva salida de Héctor Tapia. El ex jugador del Cacique había logrado, como técnico, la anhelada estrella 30 en Pedrero y no aceptó renovar su estadía en el club. La negociación, que llevó Mosa, nunca se aclaró del todo y, según trascendidos, Tito no cedió a desprenderse de parte de su cuerpo técnico: Miguel Riffo (ayudante técnico) y Juan Ramírez (preparador físico).

El empresario partía con el pie izquierdo su gestión, dejando ir a un técnico que era muy querido por la hinchada y que había conseguido éxito con los albos en un plazo relativamente corto tras una serie de años en blanco.

No estuvo a la altura de un ídolo

Humberto Suazo regresó en calidad de ídolo a Colo Colo en 2015 tras ocho años defendiendo al Monterrey (y un breve paso por Zaragoza). Sin embargo, el sanantonino no tuvo un retorno dulce: no marcó muchos goles y tuvo problemas con el cuerpo técnico de José Luis Sierra en un partido ante San Marcos de Arica, por lo que salió sin pena ni gloria de Macul. El ariete acusó, además del staff técnico, a Mosa como culpable de su marcha y entabló contra ByN una millonaria demanda por despido injustificado y acoso laboral, saliendo victorioso en tribunales.

Suazo Suazo no tuvo un gran final en los albos. / Agencia UNO

Dichos contra Universidad Católica y posterior campeonato de la UC

El empresario pecó de soberbia en el Clausura 2016 y terminó pagándolo caro. Colo Colo peleaba el título con la Universidad Católica y en la recta final, Mosa soltó cuando los cruzados quedaron como líderes que "no les va a durar mucho, vamos a ser campeones igual. Católica se va a caer, se ha caído siempre, no va a ser ésta la excepción". El título, finalmente, fue para los de la precordillera que, en medio de los festejos, se lo dedicaron al dirigente: "La Cato ya salió campeón, la Cato ya salió campeón, se lo dedicamos a Mosa y la conch… que lo re parió". 

Fin al vínculo con Fernando Carvallo

El Pino había llegado al cuadro albo en 2014 como asesor deportivo de las series menores del club, para luego transformarse en director deportivo o presidente de la Comisión Fútbol del club, el precedente directo del actual gerente deportivo. En dicho cargo reemplazó a Juan Gutiérrez. El ex técnico de Universidad Católica tenía una estrecha relación con Héctor Tapia y, a pesar de la salida de éste último en 2015, continuó ejerciendo esta función hasta julio de 2016 cuando le fue comunicada su salida.

En este escenario habría influido fuertemente el propio Mosa, quién culpó a Carvallo por la mala elección de los refuerzos de esa temporada (Martín Tonso y Javier Reina, entre ellos) y por tener nula incidencia en la toma de decisiones, además, de una escasa relación con el plantel del primer equipo.

El Coto no va más

Otro remezón fuerte para Mosa fue la renuncia de José Luis Sierra en julio de 2016. El ídolo de Unión Española no quedó conforme con algunas decisiones de la dirigencia, como por ejemplo lo sucedido con la llegada de Ramón Fernández, sobre quien le habían dicho no ocuparía plaza de extranjero y finalmente sí lo hizo. En ese mismo marco está la decisión de enviar a préstamo a Martín Tonso, jugador que entraba en sus planes.

Mosa, quien tenía una cercana relación con el mundialista en Francia 1998, se encontraba de viaje en Siria y no pudo hacer ningún esfuerzo por convencer a Sierra de quedarse en la tienda alba, anotándose así otro hito negativo en su carrera como timonel de ByN.

Sierra José Luis Sierra tuvo que partir a mediados de 2016. / Agencia UNO

Julio Rodríguez fuera de Colo Colo

El emblemático preparador de arqueros del Cacique, quien formó a Claudio Bravo, entre otros, salió del cuerpo técnico en diciembre de 2016 tras no congeniar con Pablo Guede. Hulk había vuelto al Monumental como parte del cuerpo técnico de José Luis Sierra y no logró tener una buena relación con el adiestrador argentino que reemplazó al Coto.

Mosa no intervino y dio indicios de que el ex técnico de Palestino tenía alta influencia en determinadas decisiones, cosa que se ha seguido demostrando con la llegada de Manuel Crespo, de discutida trayectoria, a las divisiones menores, por nombrar la más destacada.

Caso planillas

Siguiendo en la senda de la preponderancia de Pablo Guede en algunas decisiones está el controvertido "Caso Planillas". Este episodio ocurrió en febrero pasado y guarda relación con la inscripción de Agustín Salvatierra como preparador de arqueros, violando el reglamento de la ANFP ya que el Cucho no cumplía los requisitos necesarios para ejercer dicha función. Guede, conocedor o no del reglamento, demostró su jerarquía en el equipo y Mosa, a su vez, no intervino en el tema.

Además, el Cacique no fue castigado deportivamente por este tema y al final solo recibió una multa, la cual luego fue desestimado por la Segunda Sala del Tribunal de Disciplina.

Pelea con Leonidas Vial

"Hay un quiebre total. Él trata a todo el mundo como empleados y yo no soy un empleado suyo", expresó Mosa en la previa de las últimas elecciones de presidente de ByN."A lo mejor no tengo los apellidos de Vial, ni la plata, pero tengo dignidad. Mañana voy a retirar mis acciones de Larraín Vial", agregó luego, confirmando la ruptura total con su otrora socio.

El mandamás colocolino también aseguró, en ese momento, que no iba como candidato y que "quiero que el presidente de Blanco y Negro sea un representante de la Corporación. Este club va a seguir administrado por colocolinos y no se lo vamos a entregar a la derecha económica de este país".

Voltereta Monumental y confusa reelección

Luego de declarar que no era candidato y que apoyaría a la Corporación, el directivo logró ser reelecto en el principal cargo de ByN por los próximos dos años. Para esto batió a Jaime Pizarro en la definición, confirmando el quiebre total del directorio de la concesionaria.

El Kaiser representaba al sector de Leonidas Vial y no pudo superar al puertomontino, quién apoyó al candidato del Club Social y Deportivo, Pablo Acchiardi, en la primera votación (4-4) y, después, recibió los sufragios de este bloque para imponerse (5-4) y seguir en el cargo.

Salida de Justo Villar

El arquero paraguayo llegó en 2013 a la institución alba y se ganó el corazón de los hinchas con sus destacadas actuaciones en los casi 100 partidos que estuvo en el pórtico colocolino. Además, el mundialista guaraní en 2002, 2006 y 2010 fue puntal en los últimos títulos del Cacique (Clausura 2014, Apertura 2015 y Copa Chile 2016).

En marzo de este 2017 sufrió una grave lesión ante Universidad Católica que lo mantendría alejado por largo tiempo de las canchas. En medio de esta situación, desde la directiva decidieron prescindir del histórico portero por, según palabras del propio Mosa, "un tema de cupos", provocando el malestar de los hinchas e incluso de una parte del plantel.

Villar Justo Villar se fue muy triste del Monumental.

Culpó a Óscar Meneses por el tránsfer de Valdivia y lo destituyó

Óscar Meneses es otro protagonista de las acciones de Mosa. El ex técnico había llegado al Cacique en 2016 desde Audax Italiano para asumir la gerencia deportiva, precedido de fructíferos nueve años en el mismo cargo con los itálicos.

Meneses estuvo cuestionado varias veces en Pedrero por el tema refuerzos y por su débil relación con Pablo Guede y el plantel de honor. La situación que provocó su salida fue la demora en la llegada del transfer de Jorge Valdivia, el documento no llegó en la víspera del duelo ante La Serena por Copa Chile, generando la ira del mandamás quien dijo en ese momento que "cité a la Comisión (Fútbol) para analizar los hechos y ver si decidimos su destitución. Es muy grave". Finalmente, se concretó la salida de Meneses, responsabilizado por este hecho.

El caso Rivero

Otro episodio de esta extensa lista de conflictos en la gestión de Mosa es el caso Octavio Rivero. El jugador recibió ofertas desde el extranjero por su pase, lo que no fue aceptado por el club debido a la forma de pago.

Rivero se votó en rebeldía y no quiso jugar ante O'Higgins, mientras que su representante acusó que el timonel le cambió las condiciones por su salida, provocando un nuevo desaguisado en el Cacique. Luego, el uruguayo fue "amonestado" verbalmente por la directiva y su agente Federico Pamparatto fue "vetado" por Blanco y Negro. Al final todo llegó a un final feliz, porque el delantero volvió al equipo y fue fundamental para guiar a los albos al título del Transición.

El frustrado retorno de Lucas Barrios

Y para sentenciar esta seguidilla de hechos, el 2017 culminó mal para Colo Colo tras haber conquistado su estrella 32 en el Torneo de Transición. Esto porque se frustró el retorno de un ídolo: Lucas Barrios, todo porque hubo un conflicto con el propio Mosa.

Cuando se daba por hecho el regreso del goleador tras nueve años, el ariete sorprendió a todos diciendo que "es imposible ir al club si el Presidente no te quiere. Qué no le mienta más a la gente, qué diga que no me quiere contratar y punto, llevan tres años dejándome con los papeles en la mano". Luego, Mosa atenuó todo diciendo que el jugador no quiso volver y que pidió mucho dinero, pero al final Barrios volvió a rematarlo asegurando que el mismo presidente cambió las condiciones a último momento y lo calificó de "vergüenza como presidente".

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo