Pablo Quintanilla sueña en grande: "Tengo vivo el sentimiento de ganar el Dakar"

Quintafondo terminó su mejor año deportivo con el bicampeonato mundial de Rally Cross Country y ahora va por su gran anhelo: ganar el Dakar.

Por Gonzalo Pérez

Pablo Quintanilla no empezó el 2017 como hubiese esperado. Luego de su gran tercer lugar en el Rally Dakar 2016, Quintafondo iba a una nueva edición de la carrera más extrema del mundo con la presión de haber obtenido por primera vez el campeonato mundial de rally Cross Country. Las expectativas eran altas y en el mundo tuerca se hablaba de la posibilidad cierta que tenía el chileno para ganar la prueba madre del motociclismo fuera de pista.

Pero el sueño del sanantonino se acabó cuando marchaba segundo en la general y tenía grandes opciones de ser campeón. Una caída en la décima etapa le provocó la pérdida de conocimiento por casi 20 minutos y cuando despertó estaba siendo trasladado en helicóptero para ser atendido en el campamento. Su deseo de ganar el Dakar se esfumaba por los aires y rápidamente venían a la memoria los retiros por lesión que sufrió en 2013 y 2014, cuando recién dejaba el motocross para dar sus primeros pasos en el cross country.

Los malos recuerdos no afectaron a Pablo Quintanilla y siguió adelante para disputar el campeonato mundial en busca de revalidar el título. Aunque le costó y tuvo que estirar la definición a la última fecha, Quintafondo consiguió su objetivo y nuevamente enfrentará el Dakar como el actual monarca de la categoría. Las expectativas vuelven a ser altas, pero el piloto chileno no le saca el pie al acelerador y asume la presión.

¿Qué evaluación haces de un 2017 que empezó con la caída en el Dakar y termina con el bicampeonato mundial?

Fue un año tremendamente bueno, muy competitivo, y difícil como todas las temporadas. No es fácil estar corriendo y luchando por la primera plaza en la categoría madre del rally, el nivel está cada vez más alto, cada vez hay más pilotos y eso hace que la categoría sea más interesante. Fue un año súper bueno, deportivamente avancé mucho y la madurez sobre la moto ha sido positiva, me deja buenas sensaciones.

¿Es el mejor año de tu carrera?

Ha sido mi mejor año en todo aspecto, en ritmo, en madurez, en navegación, en las adversidades que he tenido que afrontar. Ha sido un año positivo y cada vez me voy haciendo más completo. Me siento muy fuerte y esperando con hartas ansias que llegue el Dakar para correr por ese gran sueño. El Dakar es un gran sueño, un gran objetivo, deseo ganarlo y no oculto mi intención y mis ganas. Voy a correr y dar el cien por ciento.

Ganaste el bicampeonato mundial y estás recibiendo premios, pero todavía te queda el Dakar ¿Es lo que te falta para coronar el gran año?

Sería un sueño hecho realidad, es una carrera que todos los pilotos queremos ganar, la carrera más difícil, la más extrema, la más larga, la más completa, donde estamos dos semanas sometidos a un estrés físico y sicológico. Es una prueba que nos somete al cien por ciento. Sueño con ganarlo y si pierdes el sueño, pierdes el hambre. Tengo súper vivo el sentimiento de querer ganarlo, de entrenar con más ganas para ganar. Es lo que mantiene con la motivación a full.

Quintanilla llega al Dakar como campeón del mundo / imagen: Prensa Pablo Quintanilla Quintanilla llega al Dakar como campeón del mundo / imagen: Prensa Pablo Quintanilla

A principios de año, cuando se lanzó el Dakar 2018, Etienne Lavigne (director de la prueba) dijo a El Gráfico Chile que tú ganarías ¿Te pone presión?

No lo veo como una presión, quiero ganar el Dakar y me estoy preparando para eso. Es un halago sentir que grandes personajes del rally me han puesto esa ficha y ese empuje de decir que tengo la posibilidad de ganarlo.

La carrera está cada año más competitiva y ahora son más los pilotos que tienen ritmo de competencia…

Hace un par de años atrás, hasta que se retiró Coma, los dos pilotos fuertes erán él y Cyril Despres, entre ellos se dividían los campeonatos mundiales y los Dakar. Ahora somos ocho pilotos con el mismo nivel de conducción, la misma navegación, la misma velocidad, la misma moto. El deporte ha evolucionado, el rally está más competitivo que nunca. Me gusta la competencia, sentir que hay rivales, y que hay que esforzarse y dar el cien por ciento. Estoy disfrutando mucho de este momento, sentir que puedo seguir avanzando me llena de energía.

¿Cómo ha cambiado el Pablo Quintanilla que se retiró de dos Dakar seguidos por lesión al que ahora es bicampeón mundial?

Soy totalmente diferente, estoy más sereno, más reflexivo, con más experiencia, sé manejar las diferentes situaciones de la carrera. He crecido y aprendido un montón. Ahora, por ejemplo, sé manejar los ritmos de carrera, cuando atacar y cuando no, eso es una de las cosas más difíciles de esta disciplina.

Después de esa caída en 2013 donde te fracturaste tres vértebras y de los dos retiros seguidos, ¿te cuestionaste no seguir en el cross country?

Esa caída fue un punto crítico dentro de mi carrera, fue partir de cero. De cada accidente, de cada error y de cada situación de estrés, trato de rescatar algo, recopilar y absorber esa experiencia, porque después enfrentarás una situación similar e ir aprendiendo es clave en esta disciplina. Me cuestioné si iba a lograr el gran sueño de ser un piloto profesional, pero siempre hubo algo en mí que me empujó a seguir intentando, a no bajar los brazos. Eso fue lo que me llevó a convertirme en un piloto oficial y comenzar mi carrera deportiva.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo