La atiborrada Lima tomó color en la previa de la largada del Dakar

La capital peruana esperó hasta última hora para ponerse a tono con la carrera de cross country más dura del planeta. Este sábado arranca una nueva versión de la prueba.

Por Gonzalo Pérez

Si a algún limeño le preguntaban cuándo llegaba el Papa Francisco a la ciudad, seguramente la gran mayoría iba a responder correctamente y sin titubear dirían el 18 de enero. La expectación por ver al Sumo Pontífice y los carteles repartidos por toda Lima ayudan a crear un ambiente que se ha revolucionado con la papal visita.

Pero antes de la llegada del Papa, la capital peruana tendrá otro masivo evento: la largada del Dakar. Este sábado, la prueba madre del cross country tendrá su inicio en el llamado Pentagonito, como es conocido el cuartel general del Ejército de Perú, para así comenzar los quince días de competencia que se avecinan.

Pese a que el evento está a la vuelta de la esquina, la repercusión no ha sido tan grande como la visita del Sumo Pontífice y recién a un día de la largada comenzó a tomar color en el Village Dakar, ubicado en el punto de largada de la carrera.

Este viernes, los tan habituales tacos en Lima se apoderaron de la entrada de autos del cuartel general del Ejército y las filas de personas se fueron multiplicando a medida que pasaban las personas. Todo con tal de ver a las motos, autos y camiones de competencia, o simplemente tener una fotografía o autógrafo de uno de los pilotos, que por estos días se transforman en verdaderos rockstar mientras recorren el desierto.

Y en ese mar de gente, un chileno llamó la atención: Pablo Quintanilla. Aunque su presentación oficial en el podio instalado en el Pentagonito fue este jueves, el chileno campeón mundial de cross country se dio un tiempo para complacer a la gente que llegó hasta el Village Dakar y volvió a pasar por la rampla. Pese a la rivalidad histórica entre ambos países, Quintafondo fue recibido de gran forma y los pedidos de fotografías y autógrafos abundaron. Sin problemas, el nacional recibió los aplausos y complació a los fanáticos del mundo tuerca.

Así fue transcurriendo la fiesta previa a la largada del Dakar. Entre el calor, una multitud de personas, los gritos de "arriba Perú" y entretenciones para todos, Lima se puso a tono con la prueba cross country más dura del mundo. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo