Aplauden los chilenos: El desierto peruano se comió a los pesos pesados y habrá nuevos campeones en el Dakar

Los actuales monarcas de la categoría de motos y cuadriciclos, Sam Sunderland y Sergei Kariakin, respectivamente, se retiraron de la carrera antes de siquiera poder entrar a suelo boliviano.

Por Gonzalo Pérez

Por Gonzalo Pérez Amar, enviado especial a Arequipa

El inicio del Dakar ha sido uno de los más duros del último tiempo y para darse cuenta es cosa de ver los 61 retiros que había hasta el fin de la cuarta etapa. Una cifra que llama la atención y que demuestra la rudeza del desierto peruano.

La dura navegación y las dunas fueron la cuota de dificultad que la organización estaba buscando hace un tiempo. Después de cinco años de ausencia, cuando Lima albergó la partida en 2013, Perú se había ausentado del trayecto, pero su retorno fue con todo y demostró que el desierto no se puede ausentar del recorrido.

Así también lo reconoce la organización, quienes estarán más felices mientras más dificultades haya: “Hemos descubierto una parte del Perú que todos los competidores desconocían, han sido etapas magníficas, con dureza extrema, muchas dunas y navegación. Desde que se supo que Perú iba a estar en el Dakar, se sabía que los primeros días serían de dificultad”, dijo Marc Coma, director deportivo del Dakar, a El Comercio.

Los pilotos también reconocen la dificultad que ha tenido el inicio de la carrera con el retorno al desierto peruano. Pablo Quintanilla, por ejemplo, asegura que ha sido un principio muy extenuante por la dura navegación y los terrenos, que, incluso, lo llevaron a sufrir una caída en la etapa de este miércoles.

La navegación está súper difícil, hay que jugar con los tiempos y los segundos que uno se toma para procesar la información. La navegación ha sido un factor importante, con los waypoint ocultos que incluyeron el año pasado nosotros tenemos muy poca referencia de dónde estamos en medio de las dunas", señaló el crédito nacional en las motocicletas.

Pero la dificultad de la competencia no sólo ha afectado a los menos experimentados, sino que también ha cobrado víctimas entre los pesos pesados.

Es así como los vigentes campeones de notos y quads, Sam Sunderland y Sergei Kariakin, respectivamente, ya no están en competencia y cederán su título a un nuevo monarca.

Ahí es donde los chilenos aplauden, ya que Ignacio Casale se posiciona como favorito para repetir el título en quads que obtuvo en 2014, mientras que Quintanilla buscará remontar para quedarse con el ansiado primer lugar en motocicletas.

El Dakar está mostrando sus garras y demuestra que es la competencia cross country más dura del mundo.

¡
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo