Los motivos que explican el fracaso de Aníbal Mosa con los "fichajes estrellas" que quería Colo Colo

El autoritarismo, no entregar información, negociar con los representantes y no comunicarles a los clubes, además de la falta de un gerente deportivo, son las razones que le pasaron la cuenta al presidente de Blanco y Negro, quien terminó de consumar su mala gestión con la caída de la Noche Alba.

Por Pedro Marín Roldán

Fracaso. Ésa es la palabra perfecta para definir el actuar del presidente de Blanco y Negro, Aníbal Mosa, en el presente mercado de contrataciones para Colo Colo. Pese a que la concesionaria tiene una comisión fútbol y son nueve los miembros del directorio, para el puertomontino estas figuras no existieron y se hizo cargo solo de llevar a cabo las negociaciones, donde no ha visto la luz.

El proceso comenzó el 12 de diciembre, cuando Pablo Guede le dejó su lista de refuerzos. Desde ese día hasta la fecha, Mosa se reunió en dos ocasiones con el directorio de Blanco y Negro. "La primera junta fue después del sorteo de la Copa Libertadores y dio nombres que sabíamos que no iban a llegar", reconoció un miembro de la mesa a El Gráfico Chile

Por esas fechas ya habían quedado descartados los nombres de Matías Fernández y Yeferson Soteldo. El primero había sido solicitado expresamente por el DT y el segundo era una apuesta de Mosa.

Luego vino la teleserie de Lucas Barrios, donde, incluso, el timonel se desplazó hasta Buenos Aires junto a Pablo Morales, quien hasta ese viaje era la mano derecha del puertomontino, pero tras no llegar a un acuerdo con la Pantera y a la posterior reunión de directorio del 11 de enero en la Casa Alba, la mesa le dio la potestad a Mosa para que llevara a cabo solo las negociaciones y también le aprobaron el presupuesto de tres millones de dólares.

A esas alturas, ya también estaban descartados los otros nombres que había pedido Guede: Pedro Morales, Cristián Suárez y el mencionado Barrios. En ByN activaron los planes B, que también fracasaron: Francisco Silva y Carlos Carmona. Aunque por el volante del Atlanta United no pierden las esperanzas, desde Estados Unidos fueron claros en indicar que el coquimbano no se movía del club.

El fallido método de negociación

Pero, ¿a qué se debe el rotundo fracaso de Mosa en las negociaciones? Tres son los argumentos, aunque uno es el más potente, ya que el presidente se saltó el paso más importante: negociar con los clubes.

Durante este período, Mosa fue autoritario, no entregó información a la directiva de ByN y siempre conversó con los representantes o con los mismos jugadores, pero nunca lo hizo con los clubes. Por eso, se cayeron las llegadas de Silva y Carmona. En los casos de ambos volantes, habían acordado con ellos los montos y los tiempos de contrato, pero el presidente se saltó el paso de enviar un fax o una oferta directamente a los equipos.

Con el Gato y el coquimbano, fueron los representantes quienes llegaron con dicho documento a los clubes, los que les cerraron las puertas de manera inmediata. Una situación similar se vive con Macnelly Torres y César Pinares. Ambos son del gusto de Guede y se conversó con ellos, pero no con sus instituciones.

El colombiano no entra en los planes de Guede, mientras que el campeón de la China Cup con la Roja convence, pero no ha podido destrabar su situación con su club de los Emiratos Árabes Unidos.

Este escenario se está repitiendo con Marcos Angeleri. Mosa contactó al representante del jugador, quien reconoció a El Gráfico Chile que hubo un sondeo, pero nada concreto. Y el método se reiteró, pues desde San Lorenzo, el secretario general fue claro al indicar que "no hemos recibido ofertas".

Falta de un gerente deportivo

Es de conocimiento público que desde el semestre pasado, Colo Colo no cuenta con un gerente deportivo, algo que pasó a segundo plano en el pasado mercado de fichajes, pues llegaron Jorge Valdivia, Agustín Orión, Nicolás Maturana y Óscar Opazo.

Sin embargo, en aquella ocasión, la comisión fútbol sí existió y se mantuvo constantemente informado al directorio de los avances en las negociaciones, algo que ahora no ocurrió. "Ya ni quiero hablar de refuerzos, porque el presidente no ha cumplido su palabra", mencionó otro miembro de la mesa de ByN.

Este rotundo fracaso también incluyó la suspensión de la Noche Alba por primera vez en 30 años, lo cual generó la molestia del capitán de Colo Colo, Esteban Paredes, quien no tuvo empacho en reconocer que "siento una vergüenza enorme, le pido disculpas a la gente que está afectada. Para nosotros también es importante jugar este partido y así prepararnos para lo que viene. No esperábamos que sucediera esto".

Y fue el propio Paredes quien mencionó el reclamo que más se repite en estos momentos al interior del Monumental: la falta de un gerente deportivo.

"Falta un gerente deportivo y gente que se haga cargo de la logística, para que pueda salir todo bien y no tengamos que pasar por estas cosas, que la verdad que nos afectan, en el sentido de que tenemos una final el viernes y no podemos estar tranquilos", expresó.

Por ahora, a Mosa le quedó "grande" el tema de ser autoritario en las negociaciones, por lo que la figura de un gerente deportivo toma más fuerza en Macul.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo