La receta del abuelo para un Jarry que ya está en la élite

“Que no se le olvide que el tenis es solamente un medio, no un fin”, aconseja Jaime Fillol, tal como alguna vez le dijo su propio padre. El ex 14º del ranking le habla al actual 73º del escalafón planetario.

Por Juan Ignacio Gardella

¿Le pides consejos constantemente?
No. Yo no se los pido, él me los da siempre. No tengo ni que pedírselos. De lo único que hablamos es de tenis.

En septiembre del 2012, cuando Nicolás Jarry tenía apenas 16 años y era uno de los tantos proyectos del tenis nacional, respondía así a la pregunta de El Gráfico Chile por la relación con su abuelo, Jaime Fillol.

Ahora, que el nieto empieza a meterse en la élite del ranking, adquiere más importancia la sabia receta de su tata, quien llegó a ubicarse 14º en el escalafón mundial en 1974.

Desde juvenil fue dándose cuenta de que cada paso era un aprendizaje, no es que de repente cayó ahí”, cuenta el ex tenista sobre el actual 73º del listado planetario y ha llegado a tres cuartos de final seguidos (o mejor) en el último mes en Quito, Río y Sao Paulo.

Para él no es un ajuste dramático, sino un proceso normal. No hay una estrategia o una táctica diferentes, sino seguir haciendo lo que ha hecho dentro de la cancha”, complementa.

¿Y más allá de la pista? “Lo que pasa afuera también tiene un desarrollo progresivo, porque es distinto jugar un futuro en Buenos Aires que en California, y luego un challenger en México que en Croacia. Todo eso es parte de la cultura tenística”, agrega.

El hecho de que empiece a haber más público en sus encuentros, como pasó en el ATP 500 de Río de Janeiro, no complica a la ex dupla del Pato Cornejo, debido a las experiencias adquiridas por el Príncipe jugando por Chile. “Los partidos de Copa Davis en República Dominicana, en Perú, en el Palestino o en el Nacional ya lo han ido formando para eso”, advierte.

El ganador de 15 títulos en dobles también destaca la formación familiar para no perder el foco: “Él está aprendiendo todo el tiempo, porque tiene una base formada en su familia, en su hogar, además de una educación escolar y deportiva. Todo eso le permite plantarse ante las necesidades que van surgiendo”.

Déle un consejo a su nieto…
El consejo sería que aproveche las oportunidades de crecimiento personal que se le dan a través del deporte. También le repetiría lo mismo que me dijo mi padre: “Que no se le olvide que el tenis es solamente un medio, no un fin”. Y que disfrute esto que se le está presentando.

Aunque el Nico Jarry no le pida consejos, ahí están otra vez.

¡
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo