¿Por qué jugó tan poco Francisco Sierralta en la UC?

Una de las joyas que observa Reinaldo Rueda para la Roja se formó en San Carlos de Apoquindo, pero por el primer equipo de la Franja apenas jugó 4 partidos.

Por Pablo Serey Correa

Francisco Sierralta ha sido uno de los grandes proyectos de la cantera de Universidad Católica de los últimos años. Sin embargo, su acción por el primer equipo de la Franja fue escasa. Destacado valor de la laureada generación 1997 (misma a la que pertenecen Jeisson Vargas, Jaime Carreño, Carlos Lobos y Raimundo Rebolledo), su ascenso al plantel de honor se dio con Mario Salas en el banco. El Comandante lo hizo debutar el 8 de julio del 2015, en la victoria por 6-1 sobre Barnechea por la Copa Chile, como "visita" en San Carlos de Apoquindo.

Ese partido ante los huaicocheros fue uno de los cuatro que jugó Sierralta como adulto por la UC. Durante la temporada 2015-16 trabajó con el primer equipo cruzado, pero siempre estuvo por detrás de Guillermo Maripán, Germán Lanaro, Cristián Álvarez y Benjamín Kuscevic como opción para la zaga. A mediados del 2016 cambió de aires y se marchó a préstamo a Palestino, en una determinación que guarda directa relación con un hecho ocurrido en el 2014.

Cuando el actual jugador del Parma tenía 17 años, el Granada de España adquirió el 50% de sus derechos económicos por 277.852.500 pesos, según consigna la Memoria Anual 2014 de Cruzados. Dicha negociación, en la que el promisorio defensa fue representado por Twenty Two Sport Management (liderada por el argentino Fernando Felicevich), permitió que la UC se quedara con la otra mitad de su carta y que el jugador pudiera firmar su primer contrato como futbolista profesional en la Franja.

Pero, además, en aquel pacto quedó establecido que el grupo al que pertenece el Granada decidiría el futuro del futbolista a partir del 30 de junio del 2016. Por eso, cuando llegó esa fecha, Católica vio partir al espigado defensa. En Europa determinaron que Sierralta debía continuar con su proceso de crecimiento en otro equipo del fútbol chileno y por ello jugó a préstamo durante la temporada 2016-17 en Palestino. Del mismo modo, para el ciclo 2017-18 se le cedió al Parma.

"Venderlo o correr el riesgo"

Sobre la prematura venta y el consecuente éxodo a temprana edad de Sierralta, desde Cruzados explican a El Gráfico Chile que "la negociación del primer contrato de Francisco se demoró un poco más de lo habitual, en ese período él recibió una oferta del Granada, por lo tanto la venta se realizó bajo circunstancias distintas a la de otros jugadores, debido a que tenía 17 años y que aún no era parte del plantel profesional, y hasta ese momento no había firmado contrato con la institución".

En la concesionaria que administra el fútbol de la UC argumentan que "por dicha razón, las opciones que teníamos era venderlo o correr el riesgo que pudiese marcharse sólo recibiendo el pago de los derechos de formación". Por lo mismo, en Las Condes manifiestan que "en ese contexto, el acuerdo fue positivo para ambos, ya que él pudo cumplir sus expectativas de ser transferido a Europa y nosotros realizamos una venta, que además del monto recibido nos permitió quedarnos con el 50% de sus derechos económicos, lo cual debido a su potencial seguramente nos generará ingresos en el futuro".

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo