Mamá Crespita vuelve con la marraqueta bajo el brazo: “Esto es como andar en bicicleta, mi invicto no está en riesgo”

Carolina Rodríguez retorna a los rings tras dos años y medio sin pelear, debido al nacimiento de su hija Megan. Asegura que su 15-0 no está en peligro, en su primer apronte preparatorio para recuperar el título mundial de peso gallo de la FIB: “Soy la mejor y voy a demostrarlo”.

Por Juan Ignacio Gardella

Dos años y medio han pasado desde el último combate de Carolina Rodríguez, en agosto del 2015. La llegada de Megan, su primera hija, provocó que la Crespita se dedicara ciento por ciento a ella.

En término deportivos, significó que la chilena perdiera su título mundial de peso gallo de la Federación Internacional de Boxeo, pero ahora vuelve con todo para recuperar el cinturón. Su primer apronte preparatorio será el 23 de marzo, en el casino Monticello y con transmisión de TVN, contra una rival por definir dentro de estos días.

Más allá de la oponente, la pugilista criolla rebosa optimismo. El talento se mantiene innato, pese a todo lo que implica ser madre.

¿Cómo ha sido este proceso de ser mamá?

Ha sido bastante enriquecedor, lindo, maravilloso y con harto aprendizaje. Se abren nuevos sentimientos, muy distintos al amor de hermano, de pareja o de amigo. Obviamente, la parte deportiva ha sido más complicada en el sentido de descansar ahora que empecé a entrenar, por dedicarle tiempo a ella, pero se puede compatibilizar.

¿Ha sido difícil estar tanto tiempo sin pelear?

En un principio, fue complicado aceptarlo, porque estaba en el peak de mi carrera, pero pasaron los meses y fui tratando de hacerme consciente de que estaba embarazada, de que tenía que disfrutar el momento. Una vez que nació Megan, se me olvidó el tema de los combates, de volver prontamente a competir. La vi y no quise perderme esos momentos, quería estar con ella día y noche, disfrutando, porque es mi primer bebé. Lo viví a concho y ahora a retomar mi carrera deportiva.

¿Crees que tu físico se puede ver afectado de cara al futuro?

Estoy más regia que nunca jajajá. No, creo que no, lo que tenía, lo he recuperado. Obviamente, falta un poco todavía, porque se pierde masa muscular y condición aeróbica. Lo que no se pierde es la técnica, porque esto es como andar en bicicleta. Además, estoy muy cerca de volver a mi peso óptimo.

¿Es como andar en bicicleta, no se olvida?

La parte técnica no se olvida. Sin entrenar, hago un round y es lo mismo que he hecho desde que comencé. Simplemente, hay que recuperar el estado físico, que le da la potencia y la velocidad a los golpes.

¿Pensaste en colgar los guantes en algún momento?

Sí, pensé en colgar los guantes, pero no por mi hija, sino mucho antes, cuando había barreras y obstáculos para poder hacer los combates o para que vieran el boxeo como cualquier otro deporte, independiente de que fuera mujer. Eso me hacía dudar sobre seguir, pero por el embarazo, no.

¿De qué forma te has preparado para el regreso?

Entrenando duro el físico, la técnica y la mente. Viajé a México, estuve tres meses allá, en un país donde hay mucho boxeo femenino, haciendo de sparring y colocando el ciento por ciento en cada entrenamiento, cuidándome en las comidas y tratando de descansar lo más posible, que es lo más complicado, porque Megan es mala para dormir. Pero voy súper bien encaminada, me siento fuerte y ágil.

¿Hay cierto temor por la vuelta?

No, no hay temor, de eso estoy segura, pero sí ansiedad de volver a pisar el ring con público, con una rival que conoces en el momento y de la que tienes que descifrar su boxeo, analizando round a round. Estoy ansiosa por sentir esa adrenalina otra vez, con la gente disfrutando, la misma que me dice que le hago olvidar lo malo que está viviendo.

¿Qué se sabe de tu próxima rival?

Aún no la tenemos confirmada, porque estamos esperando que llegue el contrato firmado. Ahora vamos a ver con quién se cierra.

¿Está en riesgo tu invicto de 15-0?

Mi invicto no está en riesgo, siempre estoy con la mentalidad de ganar y me preparo para eso. En mi cabeza siempre tengo la victoria, soy la mejor y voy a demostrarlo.

¿Tu hija viene con la marraqueta bajo el brazo?

Mi hija me trajo toda la suerte del mundo. Viene con la marraqueta, con el oro, con el cofre y con todos los cinturones.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo