Las razones que tienen a David Pizarro convertido en el "Benjamin Button" de la U

El volante de Universidad de Chile ha jugado los cinco partidos de los azules en el torneo como titular, gracias a un trabajo kinésico especial y descansos prolongados.

Por Diego Espinoza Chacoff

El inicio de año no fue para nada tranquilo en Universidad de Chile. El técnico Ángel Guillermo Hoyos sufrió mucho con las derrotas vividas en la pretemporada de los azules y la caída en la primera fecha del Campeonato Nacional 2018 ante Unión Española, e, incluso, lo llevaron a ser muy cuestionado por el estilo de juego que estaba proponiendo.

Por eso, para revertir la situación en la que se encontraba, el entrenador argentino dispuso de un arriesgado cambio de esquema, pasando de cuatro a tres zagueros, utilizando dos volantes por los costados y dos mediocampistas para ayudar a la última línea. Y uno de los principales beneficiados con esta modificación ha sido David Pizarro, quien fue el elegido para quedar en libertad en el mediocampo, ayudando a los defensores y generando el fútbol desde el fondo del terreno de juego.

El Fantasista está cumpliendo con las expectativas que tenía Hoyos sobre su juego y lo está haciendo como titular, algo que parecía impensado durante 2017, donde sólo jugó 939 minutos en total por los azules, pero que en 2018 se volvió realidad gracias a una exhaustiva preparación física que ha realizado el ex Santiago Wanderers durante este año y que comenzó en la pretemporada de la U en La Serena.

Es que Pizarro no había tenido un trabajo fuerte de preparación para una pretemporada desde su última aventura europea en la Fiorentina de Italia, algo que el propio jugador ha destacado como un punto de inflexión desde su regreso a Chile. Sumado a eso, dejó atrás los fantasmas de las lesiones y lo hizo tomando confianza al ser titular indiscutido en los primeros cinco partidos del Campeonato Nacional, una racha que no conseguía desde la temporada 2014-2015 jugando por el mismo cuadro Viola.

"Estamos bien físicamente, tuvimos una pretemporada muy dura y nos vamos felices porque hemos encontrado un juego y por eso la gente se va nuevamente contenta. Quiero darle las gracias al staff médico que me tiene así y que me tiene hoy día jugando", dijo Pizarro tras la victoria de los laicos ante Deportes Antofagasta en el Estadio Nacional del pasado domingo.

Permanente supervisión y descanso

Una de las razones de ese renacer físico, y tal como decía Pek, tienen que ver con el trabajo especial que ha realizado con el cuerpo médico de Universidad de Chile, donde se le ha realizado una permanente terapia kinésica antes y después de los entrenamientos, acompañados de un permanente descanso cada vez que termina con las prácticas en el Centro Deportivo Azul (CDA).

"Esto es un trabajo que viene desde hace mucho tiempo y todos de una u otra forma hemos cooperado con la preparación de David (Pizarro), con cuidados antes y después de los entrenamientos, haciendo distintas cosas con él", indican desde el staff médico de la U a El Gráfico Chile.

"En específico, a David se le realiza terapia kinésica previa y posterior a los entrenamientos con trabajos preventivos. No se le realiza nada de magia, Fantasista es él. Él es el que se entrena bien, se cuida y se intercala entre ejercicios comunes, kinésicos y bastante descanso muscular", añaden desde el CDA.

David Pizarro, que ahora fue bautizado como Benjamin Button  por sus compañeros, disfruta de sus últimos días como jugador profesional y se ilusiona con su rendimiento en la U, sobre todo pensando en la próxima edición de la Copa Libertadores, el gran objetivo que lo llevó a seguir jugando por un año más cuando ya tenía planificado el retiro y que le significó una motivación suficiente para renacer. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo