Chile: potencia mundial del deporte adaptado e inclusivo

La modalidad paralímpica le ha traído grandes resultados al país, por lo que se inauguró un moderno recinto en Ñuñoa, para que el país siga creciendo en esta materia.

Por El Gráfico Chile

Desde la creación del Comité Paralímpico, en 2014, el deporte adaptado chileno ha ido avanzando de manera significativa, acortando así una gran brecha que existía con el convencional.

El reconocimiento de beneficios como los premios por logros deportivos, la adaptación de la Ley del Deporte y la incorporación del concepto "paralímpico" a su articulado son muestras de interés y voluntad para trabajar junto a un sector que en la pista ha demostrado talento y compromiso a rabiar.

La irrupción de Cristian Valenzuela y sus medallas doradas en mundiales (Christchurch 2011, Lyon 2013 y Doha 2015) y paralímpica (Londres 2012) permitieron un vínculo más estrecho con el deporte para personas en situación de discapacidad y la valorización de esta práctica como una actividad de alto rendimiento. Tal como en el fútbol, tenis, polo, hockey patín y esquí náutico, Chile es protagonista a nivel mundial en deporte paralímpico y quienes consumen noticias deportivas lo saben y lo aplauden.

El CAR paralímpico

Las autoridades, en tanto, también han seguido de cerca el cambio y junto con aumentar el presupuesto para las prácticas y competiciones en eventos de primer nivel, han cumplido con el compromiso de ir levantando instalaciones para la práctica exclusiva del deporte paralímpico. Desde marzo, en el Complejo del Estadio Nacional, las selecciones de tenis en silla de ruedas, fútbol 7 y fútbol ciego, cuentan con una infraestructura propia, lo que sin duda contribuirá a una mejor preparación para los desafíos próximos.

"Es una gran ayuda y nos pone a la par de otros países. Es muy reconfortante saber que se nos está reconociendo el trabajo", dijo Francisco Cayulef, seleccionado nacional de tenis en silla de ruedas, deporte que ahora cuenta con dos canchas de cemento y otras dos de arcilla, además de camarines exclusivos.

recinto paralímpico El moderno recinto está en Ñuñoa / Cristóbal Martin - Mindep

También con vestuarios propios y una cancha con medidas reglamentarias cuentan las selecciones de fútbol 7 y fútbol ciego, dos deportes que han asomado con fuerza en el plano local y que proyectan importantes desafíos internacionales. "Hemos comenzado a entrenar apenas nos fue entregada la cancha. Era una necesidad enorme que teníamos y por eso mismo la valoramos mucho. Es nuestra casa". Dijo Matías Henríquez, técnico del seleccionado de fútbol 7, que entrena de cara a la Copa América 2018, que se disputará en octubre, en Brasil.

Las obras paralímpicas del Estadio Nacional la completa una Sala de Musculación, zona abierta para todas las disciplinas y que está emplazada en lo que antes era conocido como el Caracol Azul.

"Todas estas obras representan un avance significativo para el deporte paralímpico, pues nos permite contar con espacios de uso exclusivo y que en su creación están pensados en deportistas con discapacidad", dijo el presidente del Comité Paralímpico, Ricardo Elizalde, quien tiene claras las nuevas necesidades en esta área. "Para nosotros es muy importante que se realice una ampliación del hotel del CAR y que ésta cuenta con estándares para deportistas paralímpicos. También necesitamos brindarle un espacio exclusivo a las selecciones de tenis de mesa y bochas, dos deportes que tienen muchos problemas para poder entrenar", sostuvo el dirigente.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo