El show aparte que animaron Lautaro Martínez y Ricardo Centurión en la cancha del Nacional

En una noche verdaderamente de Copa Libertadores, ambos referentes del ataque de Racing se encargaron de hacer de las suyas contra la U. El show promete un segundo capítulo, el próximo 3 de mayo.

Por Rodrigo Realpe

Lautaro Martínez y Ricardo Centurión. Esos eran los nombres de Racing que sonaron en toda la previa del partido entre Universidad de Chile y que llegaban con el cartel de alta peligrosidad al Nacional. Y tal como se esperaba vivieron su noche aparte en el electrizante choque ante los azules.

Con el pitazo inicial de Enrique Cáceres, el Torito Martínez se instaló como punta de lanza y a los 7 minutos mostró su jerarquía: una mala entrega de Mauricio Pinilla, la aprovechó el 10 de la Academia para llevarse el balón varios metros hasta que Rodrigo Echeverría se barrió para cortar la acción.

Minutos después, Centurión hacía lo propio luciendo en la cancha del Nacional todo su perfil de jugador 'bravo': balón dividido al suelo y de inmediato una fuerte escaramuza con Lorenzo Reyes que terminó con ambos jugadores amonestados. Labor cumplida para el de Racing que condicionó rápidamente al jugador de la U. 

Con el correr de los minutos, Centurión buscó por todos los medios romper el cerco azul que no se cansó de buscarlo para lograr que le sacaran la segunda amarilla. "Uno a veces siente que por ser Centurión lo persiguen, los rivales me vienen a buscar, pero yo tengo que madurar para no entrar en ese juego. Es difícil estar en la cancha y que todo el tiempo te busquen. Además, vas a explicar algo y te ganas una amarilla boluda cuando nunca quisiste entrar en ese juego", explicó el propio Centurión tras el encuentro.

De su parte, Lautaro desenfundó cada vez que la tuvo. A los 20’, un error de Gonzalo Jara terminó en sus pies y sacó un remate que dejó estático a Johnny Herrera, pero que no pudo celebrar por centímetros. Doce minutos después un grosero yerro de Christian Vilches fue aprovechado por el delantero, quien se barrió para adelantarse al cruce del arquero, sacárselo y quedar solo frente al área. El estadio enmudeció, pero la joya del fútbol argentino no estaba cómodo y la manda al costado de la red.

En el segundo tiempo las llegadas cada vez fueron menos y el trámite cambió cuando, a los 70’, Diego González se fue expulsado. Al minuto, el técnico Eduardo Coudet decide sacar a Ricky Centurión para evitar otra expulsión. Fiel a su estilo, el 22 blanquiceleste explotó en la banca pateando una botella.

Fue la noche Lautaro y Ricky, y que promete un segundo capítulo en Avellaneda, cuando la U visite a Racing el próximo 3 de mayo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo