Trastienda del desastre Monumental: la fiesta terminó en funeral ante Delfín en la Libertadores

Los fanáticos de Colo Colo querían sumar su primera victoria en el torneo, pero se fueron frustrados tras un nuevo traspié ante un rival inesperado.

Por Pedro Marín Roldán

Colo Colo volvió a perder en la Copa Libertadores 2018 y quedó pendiendo de un hilo para lograr la clasificación a los octavos de final, tras la victoria de Bolívar ante Atlético Nacional.

Ante Delfín, rival de menor jerarquía, el equipo de Pablo Guede volvió a mostrar sus falencias ante los elencos que en el papel son abordables y se volvieron a complicar en el certamen continental. Esto fue lo que ocurrió en Macul, en una de las jornadas más negras de la historia internacional de los albos.

Accesos expeditos al Monumental

El acceso a las gradas del estadio Monumental fue expedito y rápidamente los 30 mil hinchas se fueron ubicando en sus asientos. Las medidas de seguridad y los 146 controles volvieron a dar sus frutos en Macul.

El cambio de ubicación de los hinchas de Delfín

No eran más de 20 hinchas de Delfín los que estaban en el sector de Magallanes, situación que contrarrestaba con el sector Galvarino el cual estaba colapsado. Por lo mismo, la seguridad del Monumental trasladó a los fanáticos ecuatorianos al sector Rapa Nui y habilitó la galería visitante para más hinchas del Cacique.

Una fiesta en el recibimiento

La salida de Colo Colo a la cancha fue una fiesta. Fuegos artificiales desde fuera del estadio, más papel picado marcaron el recibimiento de la Garra Blanca para el Cacique. A eso se sumó la bandera con el retrato de David Arellano en el sector donde se ubica la hinchada. Sin embargo, al final, tuvo fue un funeral y una seguidilla de insultos para Guede y sus dirigidos.

La desesperación por el nivel de juego

Los fanáticos perdieron la paciencia en el primer tiempo. Es que el juego de Colo Colo no era convincente y los recuerdos de una jornada para el olvido se comenzaba a apoderar del fanático. El presagio se hizo realidad, los albos cayeron ante Delfín jugando un pésimo partido.

La decepción tras la derrota

En los últimos minutos del partido los fanáticos se acercaron a la banca del entrenador Pablo Guede, a quien comenzaron a insultar y pifiar. El hincha comienza a asimilar un nuevo fracaso internacional.

La complicada salida de Aníbal Mosa

Más de 30 minutos se demoró el presidente de Blanco y Negro, Aníbal Mosa en salir del Monumental. La seguridad le tenía preparada la salida por la puerta 2 del recinto y en una van. Sin embargo, el puertomontino quiso dar la cara y habló con la prensa, luego se subió al vehículo que lo trasladó hasta su auto personal.

Un rival de gala

El plantel de Delfin llegó al Monumental con un vistoso terno azul y corbata celeste con blanco. Y con esa misma vestimenta se fueron de Macul, y también con la alegría de vencer al actual campeón del fútbol chileno.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo