¿Por qué la continuidad de Pablo Guede se hace insostenible en Colo Colo?

El momento del entrenador en el Cacique es el peor desde que llegó en julio de 2016 y la situación asoma casi irreversible. ¿Llega al Superclásico?

Por El Gráfico Chile

Pablo Guede pende de un hilo en Colo Colo. Su continuidad parece sentenciada tras la horrible semana que vivió el Cacique tras caer ante Delfín en la Copa Libertadores y frente a San Luis en el torneo nacional.

Hace una semana, Guede sacaba pecho tras haber mantenido su récord en los clásicos, tras vencer a la UC por 1-0. Sin embargo, cinco días más tarde todo se derrumbó.

¿Por qué el argentino de un día para otro está colgando de un hilo en el Cacique? Te contamos las razones.

  • Mal juego

En este año, el cuadro campeón del fútbol chileno no convence por su juego. En todo el año, el Cacique ha estado lejos del nivel que lo llevó a ganar el Transición pasado, aunque tampoco era tan alto. Sin embargo, este 2018 la actuación de los albos ha sido totalmente decepcionante, tanto en el torneo local (tienen 13 puntos tras ocho fechas) y en la Libertadores (un punto en tres duelos). Su estilo lento, de poca sorpresa, sin explosión ni sorpresa ha sido la tónica, alejado completamente del estilo que pregonaba Guede en Palestino, donde era un elenco rápido, fresco, lleno de energía y que agobiaba a sus rivales.

  • Resultados al debe

Otro punto clave han sido los malos resultados, especialmente en la Libertadores donde cayó en dos de los tres duelos de la fase grupal -ambos como local ante Atlético Nacional y específicamente con Delfín-. En el torneo local lleva tres derrotas evitables ante Palestino, U. de Concepción y San Luis como visita, pero lo de Delfín es una caída sin precedentes en la historia, una mancha negra que va a costar sanar por mucho tiempo en Macul y que es una de las principales razones por las que Guede está al borde del abismo.

  • El arrastre

Si bien Guede fue campeón del Torneo de Transición 2017, de forma agónica, su período en Colo Colo ha estado lleno de fracasos tremendos. En su primer semestre, el Cacique cumplió una pésima campaña en el Apertura (terminó 5º, lejos de la UC campeona y tuvo el horrible récord de perder sus tres primeros partidos como local por primera vez en la historia alba). Luego en 2017, regaló el título del Clausura a la U, tras liderar en 10 de 15 fechas, cediendo el primer puesto en la penúltima fecha tras igualar de local con Antofagasta cuando estaba en sus manos. Y para culminar, el desastre en la Copa Chile de ese mismo año, tras haber sido eliminado en octavos de final por Iberia, cuadro que luego bajó a Segunda División Profesional.

  • Pobre manejo de camarín

Uno de los grandes problemas de Guede ha sido el manejo del duro camarín albo. El entrenador tuvo problemas con diversos referentes, como es el caso de Justo Villar (dejó el club a mediados del año pasado al no renovarle por lesión) o Gonzalo Fierro (que pasó de ser capitán y titular a eterno suplente), mismo caso con Octavio Rivero que estuvo fuera en una parte del 2017 por supuesta falta de compromiso. Ahora último, tiene una tensa relación con Julio Barroso, otro histórico, mientras que la cercanía con Jaime Valdés, Jorge Valdivia y Esteban Paredes es lo que ha marcado su período de poco más de dos años en Macul, ya que ha intentado ganarse la confianza de los hombres clave del plantel, dejando de lado al resto.

  • Plantel dividido

La gota que llenó el vaso fue lo ocurrido con Julio Barroso, que tras un tuit criticando -no directamente a Guede- la decisión de haber sido marginado ante San Luis, terminó por dividir completamente al plantel. Tras lo ocurrido el viernes, cuando el equipo apoyó al entrenador luego de haber renunciado al cargo, parecía que los jugadores iban con el argentino, pero en Quillota no se vio ese compromiso. De hecho, tras el encuentro tanto Paredes como Valdivia criticaron al Almirante por sus dichos, reflejando el claro distanciamiento entre varios elementos de la escuadra blanca.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo