Las estratosféricas diferencias entre la organización de Chile y Argentina para las series de Copa Davis

La escuadra Albiceleste dispuso de una puesta en escena, una cancha y un estadio espectacular para disputar la serie contra los de Nicolás Massú. En nuestro país, en cambio, dicen que los recursos no acompañan para hacer algo así.

Por Diego Espinoza, enviado especial a San Juan

La serie de Copa Davis entre Argentina y Chile, disputada en el estadio Aldo Cantoni de San Juan, dejó como ganador a la escuadra Albiceleste, tanto en la cancha como fuera de ella. En comparación con las últimas Davis organizadas por nuestro país, la de la Albiceleste fue superior en todos los aspectos.

Uno de los puntos más destacables fue la cancha del recinto cerrado sanjuanino, donde los organizadores se dieron el tiempo de contratar a una empresa española para que los abasteciera de arcilla, acompañado de un trabajo de varias semanas para cubrir de buena forma el gimnasio que habitualmente es utilizado para el básquetbol y hockey.

"La organización fue impresionante. Tanto del Gobierno de San Juan y la Federación Sanjuanina de Tenis (FSJT) veníamos hace mucho tiempo solicitando la posibilidad de ser sede de una serie de Copa Davis, y por eso dimos todo para hacerlo posible", indicó Rubén Bueno, timonel de la FSJT, a El Gráfico Chile.

Por otra parte, los argentinos prepararon un espectáculo desde el principio a fin de la serie, con animadores, bandas en vivo y muchos sponsors que permitían entretener a los aficionados, antes, durante o después de los partidos coperos.

"Esto parecía una serie mundial, estaba todo muy bien organizado, tengo muchas ganas de brindar por eso, así que hay que felicitarlos a todos porque es un trabajo en conjunto", agregó el capitán trasandino, Daniel Orsanic.

En esa misma línea, todas las instalaciones del estadio, tales como baños, pupitres y sectores de prensa, eran de la misma buena calidad que guardias y acomodadores que estaban a la altura de los eventos de primer nivel en Latinoamérica.

A lo nuestro

Pese a eso, la realidad de Chile está muy lejos de poder alcanzar los estándares de calidad de organización que tuvieron los trasandinos, principalmente por la falta de recursos que tiene la Federación de Tenis nacional y que tuvo que ser intervenida por parte del Insituto Nacional del Deportes (IND) por considerarse quebrada.

Según el interventor que contrató el IND, Cristián Ramírez, nuestro país está capacitado para organizar un evento parecido al argentino, siempre y cuando vuelvan los dineros que muchas marcas invertían antiguamente en el tenis chileno.

"Yo creo que son cosas distintas, evidentemente somos capaces de organizar algo como lo hecho por Argentina, pero siempre que tengamos los recursos necesarios. Hoy el tenis chileno no los tiene y me parecería irresponsable que se gastara como lo hicieron ellos", señaló el encargado de administrar los dineros de la Fetech.

"El principal sponsor del tenis chileno es en el Instituto Nacional del Deporte (IND) y si no fuera por esos recursos no hubiéramos podido viajar, porque el 90 por ciento de los gastos los cubren ellos. Contamos con el único patrocinio de Cachantun", agregó Ramírez.

Con un evento a nivel NBA, con cancha y estadio con estándares mundiales, y la barra argentina organizada para apoyar a su equipo y desalentar a los chilenos, los argentinos demostraron por qué fueron los campeones de la Davis y se transformaron en un ejemplo sobre cómo hay que hacer las cosas en el tenis latinoamericano a futuro.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo