La apuesta por las bandas y poblar el mediocampo: El cambio táctico de Guede para ganar el Superclásico

El entrenador de Colo Colo cambió de posición a Óscar Opazo y dejó a Felipe Campos por la derecha. Además, sumó un hombre más en la zona de volantes.

Por Pedro Marín Roldán

En la conferencia de prensa del jueves cuando el entrenador de Colo Colo, Pablo Guede, fue consultado por El Gráfico Chile por la oncena que dispondría ante Universidad de Chile para ganar el Superclásico, canchereó y dijo "pregunta bien a tú fuente".

Además, se le consultó si la apuesta en las bandas tenía como finalidad que Felipe Campos controlará las subidas de Jean Beausejour y que Óscar Opazo hiciera daño por el sector de Matías Rodríguez, a lo que respondió: "No es descabellado, vení a dar la charla vos".

Y efectivamente descabellado no fue, ya que el entrenador dispuso de la oncena que que se le dio el jueves, con Campos por la derecha y Opazo por izquierda y en donde, el objetivo lo cumplió a la perfección para ganar el Superclásico más "caliente" y disputado de los últimos años.

Si bien, a los seis minutos estaba en desventaja y en los primeros 15' el equipo no estaba cómodo en el Nacional, poco a poco fue tomando el control de las acciones y comenzó a dominar el juego.

Campos jugó un partido tácticamente perfecto, ya que en una sola oportunidad Beausejour logró desbordar por su sector, aunque la jugada no la pudo finalizar. Por su sector también se cargaron por momentos Ángelo Araos y Yeferson Soteldo, y el Murci, contó con el apoyo de Claudio Baeza o Matías Zaldivia para controlar a los de Hoyos.

Por la banda izquierda, Opazo fue un agente ofensivo constante y prácticamente anuló a Matías Rodríguez, quien no se proyectó mucho en el partido, salvo en el gol azul de Mauricio Pinilla. Es más, el Torta fue el encargado de habilitar a Esteban Paredes para el empate 1-1.

El otro objetivo era tener a cuatro jugadores en el mediocampo para anular a Lorenzo Reyes y David Pizarro, apostando por el desdoblamiento de Carlos Carmona o Claudio Baeza para llegar al arco rival.

De esta forma, el Cacique se apoderó del juego, empató, luego se puso en ventaja y cuando le entregó el terreno y balón a la U, aguantó bien y salió con efectivos contragolpes, culminado con el 3-1 de Baeza.

Los goles del desequilibrio

El golazo del 2-1 de Paredes, donde dejó parado a Johnny Herrera, nace de una salida rápida, tras un pase en profundidad dudas de Jorge Valdivia, una jugada ya patentada en la era Guede.

Y la conquista de Baeza, tras magistral pase del Mago, fue la mejor demostración de lo entrenado en la semana, puesto que el Serrucho se desdobló, llegó al arco rival sin marca y definió como un goleador.

¿Juego brusco? Sí, cuando el juego estaba complicado, Colo Colo entró con fuerza a disputar los balones y poco a poco fue ganándose tarjetas amarillas, pero al final fue la U quien se descontroló aún más, lo que terminó con las expulsiones de Jean Beausejour y Lorenzo Reyes, ambos por agresiones.

Un Superclásico caliente que Guede venía trabajando desde que Hoyos comenzó a jugar con línea de tres, y en el cual demostró estar más claro a la hora de ejecutar su idea en el terreno de juego.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo