Cuando el Huevo Valencia fue protagonista de un gran bochorno como jugador de la UC

El DT que estará al mando de la U en la edición 186 del Clásico Universitario tuvo un irregular paso por los cruzados, entre julio de 2003 y mediados de 2004.

Por Pablo Serey Correa

Fue de esos que con todas sus letras recibe el nombre de golpe en el mercado. Corría julio de 2003 y la Universidad Católica de Óscar Meneses anunció la contratación de Esteban Valencia, uno de los jugadores más simbólicos del archirrival, Universidad de Chile, quien fuera pilar en el renacer azul en la década de los 90 y que se alzara como figura importante en la Roja, pese a que Nelson Acosta lo bajó a última hora de la lista para Francia 1998.

El Huevo, quien hoy es el DT interino de la U y que en dicha calidad estará en la banca de los laicos en la edición 186 del Clásico Universitario -por la fecha 13 del Campeonato Nacional 2018-, sabe lo que es defender los colores cruzados. Quien destacara como un mediocampista de rica técnica, incluso, lució la siempre insigne camiseta 10 en la Franja, tomando la posta de Patricio Ormazábal, quien había emigrado a San Lorenzo de Almagro.

"Es un desafío súper importante en mi carrera y estoy agradecido del interés de la gente de la Católica, de Oscar (Meneses), quien lógicamente ha sido parte importante de todo esto. Llego a un club grande que tiene aspiraciones y espero poder responder de la mejor forma posible", dijo Valencia en su presentación como refuerzo de la UC, club al que llegó después de seis meses inactivo en Palestino por una larga lesión. Firmó por un año.

En la misma presentación, Valencia explicó sobre sus problemas físicos que "gracias a Dios pasó y si mi faltara algo lo voy a superar con trabajo y entrega. Sé que me van a ayudar para poder desarrollarme de la mejor manera posible, rendir y ser un aporte", agregando que "estar seis meses sin hacer fútbol lógicamente requiere de una puesta a punto que espero sea en el corto plazo".

Protagonista en Osorno

Su paso como futbolista en el club de la precordillera fue irregular. No logró marcar diferencias pese a sus contundentes antecedentes, entre ellos 48 partidos disputados con la Roja adulta. Vivió las caídas de Óscar Meneses y Óscar Garré de la banca cruzada y los albores como interino de Jorge Pellicer. En cancha con la 10 de la UC fue protagonista de uno de los sucesos más bochornosos en la historia cruzada: la victoria sobre Provincial Osorno (que militaba en la B) en la primera ronda de la Copa Sudamericana 2003.

Tras perder 1-0 en la ida jugada en San Carlos de Apoquindo, los cruzados vencieron 2-1 en tiempo reglamentario a los lecheros en el sur y uno de los tantos fue obra de Valencia desde los 12 pasos. En la tanda de los penales, que los estudiantiles ganaron por 5-3, el Huevo acertó su disparo. Aquella jornada vivida el 2 de septiembre de 2003 estuvo marcada por el determinante arbitraje de Patricio Polic en favor de Católica.

Cabe recordar que el actual DT azul dejó la U en el 2000, en uno de sus mejores momentos como futbolista. Tras no llegar a un acuerdo para renovar con la directiva encabezada por René Orozco, se fue a Colón de Santa Fe -su primera y única experiencia en el extranjero- donde tuvo un regular paso. En la segunda mitad de 2001 jugó en Puerto Montt y entre comienzos de 2002 y mitad de 2003 estuvo en Palestino, club al que regresó a mediados de 2004 después de su año en la UC. En enero de 2005 se produjo su retorno a Universidad de Chile, donde permaneció hasta colgar los botines en diciembre de 2006.

Durante aquel año en la precordillera, el Huevo compartió camarín con los dos principales capitanes de la UC de Beñat San José: Cristián Álvarez y José Pedro Fuenzalida. Además, en esos días como futbolista cruzado compartió vestuario con uno de sus actuales dirigidos en la U: Jean Beausejour.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo