Trastienda azul ante la UC: Pinilla calentó el clásico desde la reja y Lorenzetti no quiso emular a Meneses

El delantero ingresó en el segundo tiempo junto a Yeferson Soteldo, y hasta se cortó la mano durante su euforia, al mismo tiempo en que Ángelo Henríquez alentaba a su hermano DT desde tribuna.

Por Diego Espinoza Chacoff

El Clásico Universitario 186 dejó muchas chispas entre Universidad Católica y Universidad de Chile en el estadio San Carlos de Apoquindo. En el caso de los azules, los delanteros Mauricio Pinilla y Ángelo Henríquez fueron los que se robaron todas las miradas. Mientras que uno entró con todo en el segundo tiempo, y hasta marcó un golazo; el ex ariete universitario visitó a su hermano y actual cotécnico de la U, César Henríquez.

Pinilla entre codazos, goles y sangre
El delantero Mauricio Pinilla se robó la película del Clásico Universitario. Desde que ingresó en el segundo tiempo, su primera jugada estuvo marcada por un codazo al joven Raimundo Rebolledo, para "asustarlo de entrada". Luego de eso, el ariete presionó al resto de la zaga cruzada y se generó ocasiones de gol, que finalmente terminaron con un tanto de chilena, el cual fue a celebrar con el centenar de hinchas que llegó a apoyar a la U a San Carlos. Ahí, el goleador se subió a la reja para celebrar con los fanáticos y así se ganó una amarilla que lo dejara fuera del duelo contra Palestino. Además, durante su euforia, el atacante sufrió un corte en la mano, que tuvo que ser curado por el cuerpo médico de la U.

Proyectil a Lorenzetti sin alegatos

Durante el Clásico Universitario del torneo de Apertura 2013-2014, un proyectil de papel dio en la cabeza de Fernando Meneses, lo que obligó a suspender el partido y darlo por finalizado con victoria cruzada. Un escenario similar al ocurrido ese día es el que vivió el volante Gustavo Lorenzetti este domingo, luego de que un proyectil le cayera en la cabeza, antes de cobrar un córner a favor de la U. Pese a eso, el Duende prefirió levantarse y seguir jugando el compromiso, a diferencia de lo que ocurrió en esa ocasión con el ahora jugador de La Calera.

Henríquez a alentar a su hermano

El seleccionado chileno Ángelo Henríquez aprovechó las vacaciones tras el término de la liga mexicana para ver a su ex club frente a los cruzados en el Clásico, pero con la especial atención en alentar a su hermano César, quien actúa como ayudante técnico de la U junto a Esteban Valencia. Ahí, Gohan fue recibido con gritos de apoyo por la hinchada azul y manifestó su deseo de querer seguir en Atlas de Guadalajara la próxima temporada.

¿Cábala? Silva recibió y saludó a todo el plantel 

En la llegada del bus de la U a San Carlos, el director ejecutivo de los azules, Pablo Silva decidió recibir al plantel y saludarlos uno a uno, para alentarlos en su arribo a la precordillera. Ya sea como posible cábala o un simple espaldarazo de apoyo, el directivo tomó el protagonismo de la dirigencia de los universitarios durante el clásico.

Echeverria se metió hasta a la cancha para arengar

El gol de Diego Buonanotte le dolió mucho al plantel de la U y de eso se dio cuenta el defensa Rodrigo Echeverría, quien durante el calentamiento decidió arengar fuertemente a sus compañeros y hasta ingresó a la cancha para que no se desanimaran. Además de eso, el zaguero los siguió apoyando uno a uno en la salida a camarines y los alentó para salir con todo en el segundo tiempo del partido.

De Paul y Soteldo fotografiados con cruzados

A la salida del estadio, Fernando De Paul y Yeferson Soteldo pararon a sacarse fotos y a firmar autógrafos de hinchas, dentro de los que destacaban dos niños de la UC, a quienes poco les importó que fueran figuras azules, y estuvieron felices de poder saludar a dos futbolistas profesionales. Ambos, accedieron de buena forma, sin importar el club, y luego dejaron el recinto.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo