LeBron James contra la pared... ¿y la fatiga?

Aunque él lo niegue, los signos de cansancio que mostró en el quinto partido ante Boston fueron notorios y sus compañeros poco colaboran para darle aire. Este viernes puede quedar fuera de la final por primera vez en ocho años.

Por Juan Ignacio Gardella

De las últimas siete finales de la NBA, LeBron James ha dicho presente en todas, las cuatro primeras con Miami y las tres recientes con Cleveland, con dos anillos con el Heat y uno con los Cavaliers. Esa racha está en serio riesgo, luego de que el miércoles, los Cavs perdieran en Boston y quedaran 3-2 abajo en la definición de la Conferencia Este.

Por ello, el Rey está contra la pared si pretende seguir llegando a la serie por el título, pues su equipo debe ganar este viernes en casa y, de lograrlo, hacer lo mismo el domingo a domicilio. Sin embargo, no sólo tiene que luchar contra los Celtics, sino también contra su propio cansancio.

Aunque él diga que no está fatigado, en el último partido quedó claro que sí lo está, ya que en la segunda mitad dejó de penetrar a la pintura -donde, por lo general, es imparable-, para dedicarse a lanzar de distancia o a habilitar a sus compañeros. Y éstos poco lo ayudan.

Solo contra el mundo

Es cierto que el básquetbol es un deporte de conjunto, pero también es real que LeBron ha tenido que hacer de todo para que los Cavaliers sigan con vida en los playoffs. Desde que partió Kyrie Irving a Boston -no lo han extrañado tanto los Celtics-, ha debido echarse el equipo al hombro más que nunca, sobre todo tomando en cuenta que sus escuderos no han estado a la altura.

Kevin Love no ha sido el de campañas anteriores y J.R. Smith vive de laguna en laguna, y sólo se enciende cuando es capaz de encadenar un par de triples consecutivos. Así es muy difícil.

El rival lo sabe y, por contraparte, ha armado una estructura donde las individuales pasan a segundo plano, por lo que siempre hay uno que tira del carro. Habrá que ver si tienen la frialdad para cerrar la llave, pues James dejará hasta la última gota de transpiración en el parqué para no quedarse fuera de la final por primera vez en ocho años.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo