La nueva vida de Mirosevic en la UC lejos de las canchas: "Hoy no me proyecto para decir que voy a dirigir"

Con algo más de un mes en el cargo de coordinador de promoción en Cruzados, el Milo no se traza un futuro como DT pese a contar con el título correspondiente.

Por Pablo Serey Correa

Un sueño que reside en toda hinchada de cualquier equipo de fútbol es ver con el buzo de DT a alguien que en cancha se ganó el estatus de ídolo. Por eso, cuando Milovan Mirosevic anunció su retiro de las canchas en agosto del año pasado, en el universo cruzado comenzó a expresarse de forma masiva el deseo de ver en un futuro no muy lejano al Milo con el buzo de entrenador del primer equipo de Universidad Católica.

Incluso, el entonces técnico de la Roja, Juan Antonio Pizzi, destacó que Mirosevic tenía condiciones de sobra para ser DT, revelando que cuando lo tuvo como dirigido en la UC (entre 2010 y 2011) ya proyectaba una dupla de trabajo con Rodrigo Valenzuela. Pero tras colgar los botines el histórico de la Franja se tomó el tiempo necesario para rehabilitarse de forma correcta de la lesión a la rodilla que empujó su retiro y tras ello meditó pausadamente sobre su futuro lejos de las canchas.

Prefirió no tomar una oferta de Cruzados para realizar una pasantía por distintas áreas del club, la que tenía como objetivo darle la oportunidad de conocer diferentes estamentos de la institución y a partir de ello encontrar su vocación después de sus años como futbolista. Pensó y finalmente aceptó el cargo de coordinador de promoción, en el que se proyecta por un buen rato. Por ahora el sueño de ver al Milo como director técnico de la UC debe esperar.

¿Cómo has vivido la adaptación a una nueva función en el club después de tantos años en el rol de futbolista profesional?

Con mucha alegría, llevo algo más de un mes y me siento muy cómodo. Estaba muy familiarizado con algunas áreas del club pero no con la mayoría y eso pasa porque el plantel profesional constituye una cosa diferente, se maneja con alas propias. En Católica hay un montón de gente que colabora en el día a día desde diversas áreas para alimentar el plantel profesional y hoy como club tenemos una estructura que nos obliga, además de formar y promocionar jugadores para que lleguen al primer equipo, a entregarles la mayor cantidad de herramientas posibles y trabajar en su formación integran como deportistas. Eso es un poco en lo que me estoy enfocando junto con la estructura que ya está armada, porque esto no es algo que yo armé o que se creo para mí, ya estaba armada desde hace mucho tiempo, se ha tratado de ir mejorando conforme pasa el tiempo y con ello nos vamos dando cuenta de las necesidades que van apareciendo en el camino.

¿Qué funciones tiene que ir cumpliendo en el día a día el coordinador de promoción en Universidad Católica?

Tiene que ver con orientar a nuestros muchachos desde lo futbolístico hasta lo psicológico en este proceso de salto al primer equipo que tiende a ser crucial para ellos, ya que los encuentra en una edad en que empiezan a ser adultos y deben convertirse en profesionales. En esa etapa muchos cumplen las expectativas y muchos otros no, por eso la obligación que tenemos como club es acortar ese margen de error y mi cargo tiene que ver mucho con la observación, con la vinculación con los chicos, con realizar mucho intercambio de opinión con los entrenadores y también con el resto de la gente que toma las decisiones finales sobre sus futuros. La mía es una opinión más, se puede valorar o no, y tiene conexión con el primer equipo porque muchos de estos chicos ya están trabajando con el plantel profesional y la idea es que sus procesos de formación sigan en curso y no terminen con la inclusión al primer equipo. Muchas veces el proceso de formación mismo sigue, por lo bajo hasta los 21 o 22 años.

Planteas el tema de las expectativas en torno a los juveniles y el margen de error correspondiente. ¿Cómo se acorta ese margen?

Se deben identificar qué cosas influyen. Hay muchas cosas en la cabeza de los jugadores y cada jugador como cada persona es distinta, entonces reacciona de forma diferente a los estímulos. Todos los jugadores tienen su representante, todos los jugadores tienen familia, padres cercanos, todos se ven influenciados por el curso que llevan las carreras de sus propios compañeros, son todos factores que van generando cosas en ellos, sus propias expectativas a veces son más altas de lo que quizás podrían ser y el fútbol va variando mucho de un momento a otro. Alguno que era considerado en el pasado ahora ya no lo es o al revés, son miles de variantes que el club y nosotros, como encargados de esta área de promoción, debemos considerarlas, debemos estar encima para que el jugador llegue al profesionalismo mucho más preparado de lo que hoy lo está haciendo. Es nuestra tarea que para el jugador no sea tan fuerte sentir el cambio del fútbol joven al fútbol profesional, porque efectivamente es un golpe muy fuerte ese cambio.

Continuando con el asunto de las expectativas. ¿De qué manera van trabajando el caso de César Munder, un jugador de altísima proyección y con varios elementos que lo distinguen del resto de los canteranos de Católica y del fútbol chileno?

Personalmente con César no he podido compartir tanto porque en estas últimas semanas trabajó muy enfocado con el primer equipo, pero la verdad es que el técnico del primer equipo y su staff tienen bien clara la película porque conocen muy bien al jugador. La idea es llevarlo con cuidado como a todos los chicos, si bien el rendimiento es muy importante en esta etapa de adaptación al primer equipo, debemos entender que a César le faltan etapas por quemar, pero si César demuestra que está en condiciones para seguir en el primer equipo, bienvenido sea y potenciaremos eso, sin embargo él tiene otras responsabilidades como terminar el colegio. César es un chico que tiene muy buenas características, no sólo futbolísticas, también humanas, por lo que personalmente he podido apreciar es un chico muy correcto y eso hace a a uno le den muchas ganas de que le vaya muy bien.

Más allá de lo estrictamente futbolístico, tu rol en la UC te obliga a cumplir labores que van más allá de lo deportivo…

Por supuesto, porque el club apunta a una formación integral. Tenemos claro que muchos chicos que se están formando no van a llegar a ser jugadores profesionales, por lo que existe un compromiso de que puedan estar preparados para otros ámbitos de la vida. Queremos que la mayoría de ellos puedan integrar el primer equipo de la UC, ese es el objetivo final y que a partir de ahí puedan conseguir sus sueños, pero esa idea no se cumplirá al cien, por eso también debemos trabajar pensando en casos que no llegarán al plantel profesional.

Antes de tu retiro Cruzados anunció que tanto tú como Cristián Álvarez iban a realizar una pasantía por distintas áreas del club cuando dejaran el fútbol profesional. En tu caso, ¿por qué declinaste hacer esa pasantía y finalmente tomar el cargo de coordinador de promoción?

Básicamente porque yo también fui juvenil y pasé todas las etapas de formación de Universidad Católica y siento que el haber tenido a alguien apoyándome con conocimientos apoyándome en mis primeros años como profesional hubiese sido muy importante en mi desarrollo. Eso me llamó la atención, por otro lado esta función la cumplió durante mucho tiempo Nelson Parraguez, con quien tengo una relación de muchos años y la seguí de cerca, lo que también me motivó. Por otro lado, durante mis años en el primer equipo siempre me enfoqué mucho en saber qué le pasaba a los chicos en esas edades y me preguntaba por qué tantos se quedaban en el camino teniendo tantas cualidades futbolísticas. Eso siempre me hizo ruido y después de mi retiro nadie estaba cumpliendo esta función de forma directa, la estaban tomando dos o tres personas que tenían otras labores, entonces ahí había un espacio para aportar. Yo preferí enfocarme en un área específica que ir conociendo un poco de cada una, porque además siento que por añadidura iré conociendo muchas cosas del club a partir de esta función en la promoción.

¿Te proyectas por largo rato como coordinador de promoción o en algún momento contemplas dar el salto al fútbol profesional, considerando que ya cuentas con tu título de DT y con el evidente deseo de la hinchada por verte a cargo del primer equipo?

Una de las cosas que me gustó del lugar donde estoy ahora es que tiene de todo un poco. Tiene un poco de entrenador, tiene mucho de coordinación al tener mucha relación con el primer equipo y al mismo tiempo tiene mucho que ver con las labores dirigenciales, porque muchos chicos van a préstamo, muchos chicos necesitan ayuda con otros clubes, entonces se realizan cosas que en el fondo se mezclan un montón de cosas. Hoy no me proyecto para decir que voy a dirigir porque no lo sé, quizá sí, pero en este momento de mi vida no lo necesito, no tengo las ganas necesarias para hacerlo, siento que para mí sería bueno como período de transición esto que estoy haciendo ahora y porque de verdad me gusta. Junto con ello siento que estoy aprendido muchísimo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo