Argentina-Nigeria, un verdadero clásico de los Mundiales que definirá la suerte de Sampaoli

Argentinos y nigerianos se medirán por quinta vez en una cita mundialista y ahora será más crucial que nunca.

Por El Gráfico Chile

Cuando se realizó el sorteo del Mundial de Rusia 2018, hace ya seis meses, uno de los partidos que llamó la atención fue el de Argentina con Nigeria, por la tercera fecha del Grupo C. En ese entonces, cuando aún no estaba en marcha la cita mundialista, la gracia del encuentro era la historia que existía en los enfrentamientos entre ambas selecciones, ya que se han encontrado en cuatro ocasiones, siendo el primero en Estados Unidos 1994.

Sin embargo, ahora que ya han transcurrido dos fechas del Grupo C, el partido toma otro color y definirá el futuro de la Albiceleste en el Mundial. Es que, luego de empatar con Islandia y perder con Croacia, los dirigidos de Jorge Sampaoli sólo cosechan un punto,  por lo que están obligados a ganarle a Nigeria si quieren avanzar a los octavos de final, además de esperar lo que hagan los islandeses ante los croatas.

Pero si los argentinos piensan que la labor es simple y conseguirán una victoria tal como lo han hecho todas las veces que han jugado con los africanos en el Mundial, no están en lo correcto. Los nigerianos vienen de ganar a Islandia por 2 a 0 en la segunda fecha de su zona y hace poco, el 11 de noviembre de 2017, ya le ganaron en un amistoso a la Albiceleste por 4 a 2

La historia mundialista de Argentina con Nigeria

El primer encuentro entre Argentina y Nigeria se remonta al Mundial de Estados Unidos 1994 y fue disputado el 25 de junio de 1994. El partido terminó con un marcador de 2 a 1 favorable a los trasandinos, pero será recordado por una imagen más que por el juego: Diego Armando salió con una enfermera rumbo a un control antidoping que le cambiaría la carrera. Para el recuerdo quedarán que los nigerianos partieron ganando con un tanto de Samsom Siasia y que los sudamericanos lo dieron vuelta con goles de Claudio Cannigia.

Luego, cuatro años después, volverían a toparse en el Mundial de Corea-Japón 2002, el 2 de junio. Una vez más las Águilas fueron un duro escollo para la Albiceleste y sólo pudieron ganar gracias al gol de Gabriel Batistuta, que les permitió partir con el pie derecho su participación en el Grupo F.

La espera para su próximo encuentro fue más larga y se dio en Sudáfrica 2010. Argentina y Nigeria se volvieron a enfrentar por la primera fecha de su zona, el B de aquel entonces, y nuevamente fue un partido de dientes apretados. El equipo que dirigía Diego Maradona, el mismo que había terminado su carrera con la selección por aquel control antipoding de 1994, supo vencer tras un tempranero gol de Gabriel Heinze (6') y luego se arropó para aguantar la ventaja. 

El último de los cuatro encuentros que jugaron fue en el Mundial recién pasado, el de Brasil 2014. Ya clasificados con seis unidades, los trasandinos salieron a asegurar el primer lugar ante Nigeria, que llegaba al partido con cuatro puntos, y tuvieron una dura labor. Pese a que abrieron el marcador con un gol de Lionel Messi a los tres minutos, los africanos igualaron un minuto después con tanto de Ahmed Musa. Luego, en el primer minuto de adición del primer tiempo, el astro argentino volvería a poner en ventaja a su selección, pero el propio Musa se encargaría de empatar nuevamente a los 47 minutos. El tanto de la victoria para la Albiceleste lo anotó Marco Rojo y mantuvo la "paternidad" sobre las Águilas. 

Ahora, cuatro años después, se enfrentarán por tercer Mundial consecutivo y por quinta ocasión en la cita mundialista, con un registro de puras victorias para Argentina, aunque siempre con sufrimiento. Seguramente en la final que disputen el próximo martes la historia no será diferente.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo