Francia-Croacia en 1998: la noche en que Thuram se "disfrazó" de goleador para meter a Les Bleus en la final de su Mundial

El nacido en las Antillas francesas es por lejos el que más partidos ha disputado con la camiseta del combinado galo. Sin embargo, sólo anotó dos goles en sus 142 presentaciones, ambos en la heroica jornada de ese 8 de julio en el Stade de France, el único antecedente entre ambos países en una Copa del Mundo.

Por Juan Ignacio Gardella

Liliam Thuram es un histórico de la selección francesa: el defensa es por lejos el que más partidos ha jugado por el combinado galo, con 142 presentaciones, en las cuales anotó apenas dos goles. Y ese doblete fue justamente contra Croacia, rival de Les Bleus este domingo en la final de Rusia 2018, cuando ambos países se enfrentaron por las semis del Mundial de Francia 1998, el 8 de julio de ese año.

El único antecedente entre franceses y croatas en una Copa del Mundo empezó favorable para los Ajedrezados. En el arranque del complemento, al minuto, el goleador del certamen, Davor Suker, hoy presidente de la Federación de su país, convirtió con un zurdazo ante la desesperación del arquero local Fabien Barthez, enmudeciendo al Stade de France de Saint-Denis.

Sin embargo, los anfitriones ni siquiera alcanzaron a ponerse nerviosos, ya que apareció el legendario zaguero, que en ese equipo jugaba como lateral derecho. Segundos más tarde de la apertura de la cuenta, luego de que él mismo punteara una pelota en la salida y recibiera una exquisita asistencia a tres dedos de Youri Djorkaeff, definió con borde interno para emparejar las cifras.

Y, como era la noche del futbolista formado en el Mónaco y con pasos por el Parma, la Juventus y el Barcelona, a los 70’ marcó la diferencia. Se lanzó al ataque por su banda, “guapeó” el balón con Robert Jarni y se mandó un zurdazo al segundo palo que hizo estéril la estirada del meta Drazen Ladic, para que se desatara la algarabía en el estadio ubicado al norte de París.

La expulsión de Laurent Blanc a los 76’ hizo más heroica la clasificación gala, con el nacido en Guadalupe, pequeño archipiélago de las Antillas francesas, como estandarte de la resistencia. Los de los Balcanes no pudieron llegar al empate y el resto es historia, con los dueños de casa levantando la copa tras vencer a Brasil en la definición.

En el recuerdo de todos están los cabezazos de Zinedine Zidane y el broche de oro de Emmanuel Petit frente a la Verdeamarela, pero que sin Ruddy Lilian Thuram-Ulien no hubiesen sido posibles.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo