¿El mejor Mundial de todos? Rusia 2018 fue sorpresivo y rompió récords por montones

El mundial recién pasado fue el con menos 0-0 desde hace 64 años, el con menos expulsados en 40 años y el con más penales en toda la historia.

Por El Gráfico Chile

Cada vez que termina un Mundial los amantes de los números, datos y estadísticas sacan cálculos alegres, o no tanto, con todo lo que dejó la Copa del Mundo y Rusia 2018 no fue la excepción.

Luego del triunfo de Francia 4-2 ante Croacia que coronó a los franceses, ya muchos comenzaban a hacer memoria que desde Alemania 2006, en la final entre Italia y los galos, que no habían goles en los 90 minutos y desde Corea-Japón 2002, en el partido definitorio entre Brasil y Alemania, que el campeón no se coronaba en el tiempo reglamentario.

Además, en ese mismo partido, el de brasileños y alemanes, Ronaldo convirtió los dos tantos para el pentacampeonato, siendo la última vez que un delantero anotaba en el último partido del Mundial. Eso hasta que Anotine Griezmann cambió un penal por gol en el minuto 38' del encuentro. A pesar de eso, muchos dicen que en realidad fue Mario Mandžukić quien habría roto esa marca con el autogol 20 minutos antes, el undécimo de Rusia y el primero de la historia en una final.

Un Mundial goleador

Precisamente ese, el de los autogoles, fue un ítem que rompió récords, ya que Rusia 2018 ha sido el Mundial con más goles en contra en la historia. Pero no sólo se convirtió en el arco propio, porque esta Copa del Mundo fue, después de Brasil 2014, el de mejor promedio de gol por partido en este siglo con 2,58. Eso sí, aún lejos de Suiza 1954 que promedió 5,38, pero en una época que era común ver resultados abultados.

Las celebraciones estuvieron a la orden del día en Rusia / imagen: Getty Images Las celebraciones estuvieron a la orden del día en Rusia / imagen: Getty Images

En partidos de eliminación directa, en este Mundial se convirtieron 44 goles, igualando la marca que poseían Suiza 1954 y Estados Unidos 1994. Por otra parte, se cobraron 28 penales en todos los partidos, superando los 18 de Corea-Japón 2002, siendo la Copa del Mundo donde más veces se ha sancionado la pena máxima, claramente debido a la presencia del VAR.

A pesar de la gran cantidad de faltas dentro del área, no fue un Mundial violento. No hubo ninguna expulsión por conducta violenta y, en total, se mostraron la menor cantidad de tarjetas rojas desde hace 40 años, solo 4 en todos los encuentros, las mismas que hubo en un solo partido: el Holanda y Portugal de octavos de final de Alemania 2006, el Mundial con más expulsiones con un total de 28 cartulinas rojas.

Marcas por equipo e individuales

Aunque hubo un alto nivel de juego limpio, aún así llamó la atención las simulaciones de Neymar, quien, según un medio suizo, estuvo 14 minutos tendido en el pasto en sus primeros 4 partidos con Brasil.

Minutos que le pudieron haber servido a Croacia, el primer país en clasificar en tres encuentros seguidos por tiempo extra, llegando a la final con 90 minutos más que su rival. Además, los croatas igualaron a Argentina en 1990 al ganar dos definiciones a penales en un mismo Mundial.

Otro equipo que hizo historia fue Alemania, que por primera vez se quedó en fase de grupos, mientras que Rusia por primera vez desde que es Rusia y no como Unión Soviética avanzó a octavos de final. Islandia y Panamá, por su parte, no solo jugaron su primer mundial, sino que además convirtieron sus primeros goles.

Islandia debutó en un Mundial / imagen: Getty Images Islandia debutó en un Mundial / imagen: Getty Images

En cuanto a récords personales, Kylian Mbappé con sus 19 años se llevó todas las miradas. El ganador del premio al mejor jugador joven es también el más joven en anotar dos goles en un mismo Mundial y de anotar en una final, desde Pelé en Suecia 1958, cuando tenía solo 17 años.

Al otro lado aparece Essam El Hadary, el jugador más longevo en jugar un partido de Copa del Mundo en el Egipto-Arabia Saudita de la fase de grupos. Pero no solo eso, además el egipcio tapó un penal, por lo que con sus 45 años también sumó el récord de ser el arquero de mayor edad en tapar la pena máxima.

En la banca, Didier Deschamps, técnico de la Francia campeona en Rusia 2018 y capitán de los franceses en 1998, se convirtió en la tercera persona en ser campeón del mundo como jugador y como DT, después del brasileño Mario Zagallo (1958 y 1962 como jugador y 1970 como DT) y el alemán Franz Beckenbauer (1974 como jugador, 1990 como DT).

Precisamente Beckenbauer el 74 logró, junto a Gerard Müller y otros 5 compañeros ser los primeros en ganar en un mismo año el Mundial y la UEFA Champions League (en ese tiempo Copa Europa). Este año lo logró el jugador del Real Madrid Raphaël Varane, siendo el undécimo jugador en lograrlo, igualando a los también ex merengues Christian Karemebeu (1998), Roberto Carlos (2002) y Sami Khedira (2014).

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo