Ahora la pista se pone dura para Nicolás Jarry en la ATP

El chileno fue uno de los mejores en las canchas de arcilla y ahora cerrará el 2018 jugando en cemento, donde debe dar otro salto de calidad para dar el último zarpazo en la élite.

Por Carlos Silva Rojas - Diego Espinoza Chacoff

Nicolás Jarry le sacó provecho lo que más pudo a la arcilla y ahora viene el cambio de chip. El chileno tuvo dos tremendas semanas en Hamburgo y Kitzbühel, donde hizo dos semifinales, las que le permitieron dar otro salto en la élite del tenis mundial: ahora es parte de los 50 mejores jugadores del mundo.

El Príncipe es ya un jugador consolidado en pistas de polvo de ladrillo. Los números así lo dicen, siendo el cuarto tenista con más victorias en las canchas naranjas en 2018, sólo por detrás de "bestias" como Dominic Thiem, Rafael Nadal y Fabio Fognini, en ese orden.

Terminada la temporada grande de arcilla (sólo quedan torneos en dicha superficie en Challengers, los que no jugará Jarry), ahora viene el cemento. Ya arrancó la gira norteamericana, con US Open como estandarte, y luego vienen los torneos asiáticos y europeos, para cerrar su primer año junto a los monstruos del circuito.

Vamos a los números. El nacional de saque duro y drive demoledor ha jugado muy poco en hard en los torneos grandes de la ATP, es más, en 2018 acumula sólo cinco presentaciones, con dos victorias y tres derrotas. Esos torneos fueron en el inicio del año, cuando todavía no explotaba, en el ATP de Pune, Abierto de Australia y el Masters 1.000 de Miami.

Jarry Su último torneo en cemento fue en Miami / Reproducción

"Jarry es de canchas rápidas"

La familia del tenis chileno confía en su ya líder, porque creen que tendrá un cierre de año "increíble", como señala el ex jugador de Copa Davis Hermes Gamonal, quien actualmente se dedica a ser formador de futuros campeones.

"No estoy tan seguro que el cemento sea la superficie que menos le acomode. Yo creo que Nico ha mejorado mucho y no me extrañaría que le vaya bien en esta gira", sostuvo el recordado Meme.

El ex 135º del mundo fue más allá, porque aseguró que "para mí su tenis es más para canchas rápidas que de arcilla. El Nico ya se metió en la élite, ahora es cosa de tiempo y va a seguir teniendo buenos resultados. En esta gira creo que le va a ir increíble".

La confianza de su círculo íntimo

Martín Rodríguez es el coach del chileno, pero en las últimas semanas estuvo trabajando y viajando con el argentino Wally Grinovero, colaborador del entrenador principal de Jarry, quien en contacto con El Gráfico Chile valoró el crecimiento sin detención del ahora Top 50.

"Antes del torneo (Kitzbühel) hablamos de que era el último de arcilla y le tenía que ir bien, dar lo mejor. Gracias a Dios fue así y tuvo buenos resultados", comentó Wally.

Sobre la preparación para jugar en canchas de cemento no quiso dar mayores detalles, pero no comparte las palabras que dicen que es la superficie que más le cuesta al chileno, al señalar que "estamos trabajando para que Nicolás avance lo que más pueda en su carrera tenística".

Por último, sobre el nuevo estatus de Jarry, dijo que "estamos avanzando muy rápido, lo cual no significa que tengamos las horas de vuelo suficientes para resolver todas las situaciones que se presentan".

Jarry descansará esta semana, posiblemente también se salte las clasificaciones de Cincinnati, para volver sí o sí al cuadro principal del ATP de Winston-Salem, la semana previa al Abierto de Estados Unidos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo