Las bromas, la invitación de Beñat y el desafío con Nico Castillo: el lado B de la visita de Joaquín Niemann a la UC

El destacado golfista nacional, y reconocido hincha de la Franja, compartió una distendida jornada con el plantel cruzado en San Carlos de Apoquindo.

Por Pablo Serey Correa

"Cuando quieras", gentilmente le dijo José Pedro Fuenzalida a Joaquín Niemann después de una distendida jornada en la que el destacado golfista nacional compartió con el plantel de Universidad Católica en San Carlos de Apoquindo. "Lo pasé increíble, ojalá que pueda repetirse", reconoció por su parte el promisorio deportista de 19 años y quien ha hecho público su fanatismo por la UC.

Mientras los cruzados realizaban ejercicios de fútbol en espacio reducido en la jornada de entrenamientos de ayer martes, Joaking apareció en la cancha Alberto Buccicardi del Complejo Raimundo Tupper Lyon. Observó parte del entrenamiento y ya inquieto por jugar tomó uno de sus palos y se puso a dar unos golpes en uno de los costados del campo de juego.

Una vez finalizada la práctica del plantel, Cristián Álvarez corrió hacia la banca en la que estaba ubicado Niemann y le dio la bienvenida. Mientras se preparaba un acto algo más protocolar, Joaco se animó a mostrar sus dotes con el balón, buen dominio, pero cuando remató al arco de pierna zurda su disparo se fue por sobre el travesaño.

El chascarro del Huaso y la técnica de Chapita

Uno a uno los jugadores se le iban acercando y tras un breve acto en el que recibió tres regalos (una camiseta con el número 18, un libro con la historia de la UC y el carnet de socio) por fin llegó el momento de pegar unos palos "¿Quién se anima?" preguntó el oriundo de Talagante. Hubo risas, tiraron al choque al joven David Henríquez -"que vaya el Pollo Crudo", gritaron-, pero finalmente Benjamín Kuscevic aceptó ser el primero en probar suerte.

Su intento no fue malo, pero tampoco gran cosa, como tampoco lo fueron los dos golpes del DT Beñat San José. Con su teléfono, Niemann iba grabando a sus improvisados contrincantes y su mejor registro fue el chascado del Huaso Álvarez. El capitán cruzado intentó en tres ocasiones, en dos de ellas ni siquiera le dio a la pelota y en la tercera apenas la movió unos metros. Risotada generalizada.

Los silbidos al ritmo de una cueca, los aplausos irónicos y las bromas pesadas tuvieron de blanco un buen rato a Álvarez. "El Huaso destiñó, tuvo como tres veces tratando de pegarle, pero no pudo. Al menos la movió como un metro", dijo Joaking sobre el veterano zaguero. "El Huaso es un buen jugador de fútbol, bien tieso al igual que Kuscevic", tiró por su parte Chapita.

Fuenzalida fue por lejos el que mejor técnica mostró a la hora de pegar entre los integrantes del plantel de la UC. "Chapita vive en un condominio con cancha de golf", bromeó Stefano Magnasco mientras la pelota lanzada por el ex Boca Juniors avanzaba varios metros en el aire. "Algo practiqué en algún momento, pero no es lo mío, soy de deportes más activos", explicó el Chapa sobre su buen golpe.

Clank al travesaño

Para cerrar el juego, Niemann elevó la seriedad y se autoimpuso el desafío de golpear desde el arco sur de la cancha de entrenamiento de la UC e impactar el arco norte. Los más de 100 metros de distancia no fueron obstáculo para el talagantino. "Va al travesaño", avisó Fuenzalida mientras la bola viajaba en correcta dirección. El ruidoso clank del horizontal sacó las carcajadas del joven deportista y los aplausos de los cruzados.

"Siempre es un honor compartir con un deportista tan destacado. Cuando quieras puedes venir y compartir con nosotros, puedes ir a conocer nuestro vestuario y estar en un partido con nosotros", le dijo Beñat San José al despedirse, mientras que Fuenzalida, Kuscevic, Álvarez, Magnasco y César Fuentes aprovecharon la ocasión para inmortalizar el momento con fotografías.

"Nosotros somos deportistas, nos ha tocado estar de su lado con el hecho de ser conocidos, pero uno igual se emociona al verlo acá", sostuvo Fuenzalida tras detener a Niemann antes de su partida, para pedirle que le firmara un autógrafo en una pelota de golf.

"Estuvo entretenido, ojalá que pueda repetirse", insistió Joaco al despedirse, no sin antes dejar en claro que su vínculo con el fútbol y la UC seguirá vigente, pues en el corto plazo pretende concretar un desafío con su ídolo: Nicolás Castillo. "Es uno de mis favoritos, él también es fanático del golf, de repente hablamos, no hemos coordinado todavía para jugar, pero algún día lo vamos a hacer", manifestó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo