La estrategia de Scolari en Palmeiras que frenó a Colo Colo y que los tiene invictos de visita

El técnico sabe que ganar y convertir de visita es muy importante y por lo mismo no le importa jugar al contraataque.

Por Gonzalo Pérez Amar

A nadie le caben dudas que Luiz Felipe Scolari es un viejo zorro del fútbol. A sus 69 años y con una larga carrera llena de títulos, Felipao no es que se las sepa por libro, el técnico parece haber inventado los libros. Y así lo está dejando en claro en su nueva etapa en Palmeiras, la tercera al mando del Verdao, donde tiene a todos felices y peleando por los títulos del Brasileirao, la Copa Brasil y ahora más cerca de las semifinales de la Copa Libertadores, luego de vencer por 2 a 0 como visita a Colo Colo en la ida de los cuartos de final.

Los albos estaban más que avisados sobre el nivel que venían exhibiendo los paulistas con Scolari al mando y los números que ostentaban se repitieron hasta el cansancio: 13 partidos disputados con nueve victorias, dos empates y el mismo número de derrotas. Además, por si fuera poco, habían convertido quince goles y recibido sólo cuatro, mientras que como visitante en la Libertadores, aunque sólo dos de ellos fue al mando del veterano técnico, sólo sumaban victorias en los cuatro partidos disputados.

Todo lo relatado anteriormente hecho con un libreto muy claro de un 4-3-3, con dos volantes de corte bien marcados que forman un bloque defensivo muy difícil de pasar, laterales que se intercambian para atacar, y punteros rápidos ideales para los contragolpes. Un libreto lleno de mañas y artimañas que muchas veces se gana el repudio por su vocación defensiva o por el tiempo que gastan sus jugadores, pero que da más que resultados y los números lo dejan en claro.

Con este panorama, y habiendo estudiado y espiado a su rival por días, Héctor Tapia quiso frenar tácticamente a un viejo zorro y se encontró con todo un panorama en contra. Además del gol de Bruno Henrique a los tres minutos, Scolari, que no paró de hablar con el resto del cuerpo técnico, respondió con modificaciones cada vez que el técnico de Colo Colo intentó reaccionar. Por ejemplo, al darse cuenta que Óscar Opazo estaba siendo el socio perfecto de Jorge Valdivia, no dudó en bajar a Dudu para que ayude en la marca a Diogo Barbosa, quien estaba sufriendo con los desbordes del Torta.

Las indicaciones de Scolari las entendieron a la perfección / imagen: Agencia UNO Las indicaciones de Scolari las entendieron a la perfección / imagen: Agencia UNO

Así las cosas, Palmeiras perdió un integrante en su ataque y le cedió terreno en la cancha a los albos, pero siempre con la opción de contraatacar por la derecha para aprovechar que Damián Pérez estaba con libertad y dejando más espacio al puntero derecho que tenía Palmeiras, Lucas Lima. Una variante del lado por el que ataca en la cancha que Scolari suele utilizar cuando juega de visitante, con lo que no deja ninguna zona desprotegida. Por lo mismo, nunca tuvo su mediocampo despoblado y el Mago, pese al gran nivel que mostró, siempre se encontró con muchos hombres por pasar al no tener la compañía de Claudio Baeza o Carlos Carmona.

Sin embargo, pese a las respuestas tácticas de Felipao, Colo Colo, gracias a la individualidad de Valdivia, las corridas de Opazo y los balones detenidos, pudo generar grandes ocasiones de gol y en el segundo tiempo tuvo a Palmeiras instalado en  su arco. Ahí nuevamente apareció el manual del DT brasileño y realizó dos modificaciones que serían claves y que demostraron que no tiene problema alguno en ser catalogado de defensivo. Mientras le dé resultados.

En el complemento y cuando el Verdao peor lo pasaba, el técnico optó por sacar al delantero Borja para que ingrese el mediocampista Jean, para luego, diez minutos después de esa modificación, sacar a Thiago Santos, quien estaba en mitad de cancha, para el ingreso del defensor Gustavo Gómez. Cambios que fueron claves para soltar al veloz Willian, también a Dudu, y tomar nuevamente el extraviado control del mediocampo.

Por lo mismo, al momento de explicar las modificaciones, Scolari dijo: "Jean es volante, lateral, mediocampista, y punta, juega muy bien, tiene toda mi confianza, y entró en el lugar de otro volante. Después ingresó Gustavo (Goméz) porque teníamos un espejo de cómo jugaba Colo Colo, con los laterales volantes avanzados, colocándolos en ese sector, tres defensores y dos atacantes. Son situaciones que trabajamos, estudiamos al rival para sacarle provecho a la forma en la que juegan. Cuando entendimos que no teníamos el control del balón, usamos un defensor más y a Jean para tener el control y la posibilidad de la contra con Willian y Dudu. Fue exactamente lo que pasó".

Y así fue cómo salió el golpe de gracia de Palmeiras. Aprovechando que los laterales volantes de Colo Colo, Opazo y Pérez, estaban adelantados, vino un contragolpe letal que pilló a todo Colo Colo mal parado. Una estocada táctica que le complica aún más la serie a Colo Colo y que tiene a Palmeiras alargando su invicto como visita en la Copa Libertadores. El estilo defensivo, el que les pide Felipao a sus jugadores, le da éxitos fuera de casa y así lo reconoció el capitán del Verdao, Bruno Henrique, en conversación con El Gráfico Chile.

"Felipao trabaja mucho eso cuando jugamos fuera, de tener una postura defensiva muy fuerte. Cuando pasan a nuestro campo agredimos al adversario en la marcación para quitarle la pelota y salir en contraataque. Tenemos una postura de juego donde hemos conseguido realizar  lo que nos está pidiendo, estamos buscando marcar fuerte, y cuando tenemos la pelota hay jugadores de calidad que pueden marcar las diferencias. Lo estamos consiguiendo y estamos felices por eso", concluyó.

Felipao y sus escuderos / imagen: Agencia UNO Felipao y sus escuderos / imagen: Agencia UNO
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo