"Es un mal recuerdo": La sensación japonesa del US Open no disfrutó su título por culpa de la rabieta de Serena Williams

"El día después no quería pensar demasiado en todo lo que pasó porque no fue el recuerdo más bonito para mí", dijo Naomi Osaka sobre la victoria en Nueva York, partido que quedó para el recuerdo por el escándalo que protagonizó la estrella estadounidense.

Por El Gráfico Chile

La talentosa japonesa Naomi Osaka saltó al estrellato en el último US Open, cuando con 20 años logró el título del prestigioso Grand Slam estadounidense tras vencer en la final a Serena Williams.

En una final que será recordada por el escándalo de Williams con el umpire Carlos Ramos, Osaka se vio totalmente opacada por lo ocurrido y pese a haber ganado su primer "major" no se fue muy contenta de New York, como no entendiendo lo que pasó.

"Tuve suerte que el torneo de Tokio se encontraba muy cerca para que así solo pudiera centrarme en el próximo torneo. No tuve mucho tiempo para pensar en lo que estaba ocurriendo así que quizá, de haber sido así, me habría agobiado mucho", dijo la inocente tenista nipona, hoy 6 del ranking WTA.

En esa línea, se confesó indicando que "hay muchas cosas que quiero decir sobre cómo me siento y todo eso, pero no sé. La memoria que tengo del US Open es un poco agridulce. El día después de la final no quería pensar en eso porque no fue el momento más feliz para mí. Solo quería avanzar hacia adelante".

"Por supuesto que estoy feliz por haber ganado un Grand Slam, pero cuando pienso en la final, tengo un mal recuerdo. Siento que fue algo muy extraño, quería olvidar lo que pasó. Tokio me ayudó a alejar eso de mi mente. Todavía sigo haciéndolo", contó tras llegar a la final del torneo de su país, donde cayó ante la checa Karolina Pliskova.

La tímida Osaka abre su corazón

Además, la joven nipona ni siquiera se dio cuenta de lo que dijo en la ceremonia de premiación del US Open, donde fue pifiada por el público presente que estaba molesto por lo ocurrido con Williams e incluso derramó unas lágrimas.

"Creo que la gente no me creyó cuando dije que no sabía qué estaba pasando pero era la verdad. No había encendido mi teléfono ni nada. No es que ya haya terminado de jugar al tenis, no espero ganar solo un Grand Slam, no quiero ser arrogante pero tengo mucha confianza en mí misma, muchas cosas buenas me van a ocurrir", afirmó.

Además, indica que "hoy me siento con mucha responsabilidad. Servir de ejemplo para alguien significa que les gusto y es un poco raro porque todavía me siento como hace unos meses, siendo una niña".

Por otro lado, Osaka confiesa que su personalidad es muy tímida y que le cuesta relacionarse con las personas: "Mi entrenador estuvo hablando conmigo para que pudiera abrirme con él y le dije: 'Si todavía no lo he hecho, va a ser muy difícil' (risas). Es que soy muy tímida. Si mis compañeros no se acercan a mí, va a ser muy difícil".

"Solo me siento bien con Shuai Zhang (jugadora china), que es como mi hermana mayor. Sobre el resto, creo que esperan a que sea yo la que dé el paso y no lo voy a hacer. No quiero hacer sentir mal a la gente y me pongo muy nerviosa. Cuando veo a alguien, me pongo mis audífonos y acelero el paso", expresó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo