Paulo Garcés se lamenta: "La gente espera el error mío para sacar a la luz todas las cosas malas"

El portero de Deportes Antofagasta sacó la voz tras el error que le costó el empate a su equipo ante San Luis. Reconoció que tiene una fractura en un dedo.

Por El Gráfico Chile

El portero de Deportes Antofagasta, Paulo Garcés, se lamentó del grave error que le costó el empate a su equipo ante San Luis de Quillota (1-1), que impidió que los Pumas quedaran a dos puntos del puntero Universidad Católica, a cinco fechas del final del Campeonato Nacional 2018.

Garcés, muy dolido por las críticas que recibió tras el fallo que cometió y el cual recordó sus yerros cuando defendía el arco de la UC y de Colo Colo, se mostró muy afectado por lo ocurrido.

"Me da lata que piensen que es cagada mía, no sé si es personal. Pero la gente espera un error mío para sacar a la luz todo lo malo que he pasado como jugador. Aquí no se habla del rendimiento que hemos tenido, se habla de la farra de Antofagasta y de mi rendimiento", dijo el arquero a radio ADN.

Además, el portero reveló que sufre una lesión en un dedo que le impide puñetear el balón, lo que pudo haber hecho ante el envío aéreo de Boris Sagredo que al final se metió en el pórtico puma.

"Quizás podría haber puñeteado, pero yo no puedo puñetear porque tengo una fractura en el dedo. En ese momento me dediqué solamente a ver la pelota y el que viene me choca la rodilla hacia abajo y me desestabiliza", recordó el arquero, quien reclamó infracción de Daniel Vicencio, la que no fue decretada por el árbitro.

Y en esa línea, señaló  que "fue falta, pero no alegué porque tengo cuatro amarillas. De la manera que alegara me iban a sacar la quinta. Los que estuvimos en la profesión los errores de arquero se notan mucho porque provocan goles, pero insisto en que fue foul".

El guardameta lamentó la situación que les impidió quedar a dos de los cruzados, expresando que "quedamos tristes, porque teníamos la ilusión de acercarnos un poquito más en la tabla. Este no fue un error, pero todos los cometemos y cuando ha pasado soy el primero en ponerle el pecho a las balas. Además, se habla de la farra de nosotros, pero antes del torneo firmábamos el punto en Quillota, jugar allá es muy complicado por la cancha".

"Fue muy triste. Incluso hablé con mis compañeros en el camarín y era como que hubiésemos perdido todo. No lo veo como un error, mis compañeros y yo estábamos tristes, pero quedan 15 puntos, estamos a cuatro y queda el partido con ellos (Universidad Católica)", sentenció.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo