Cortando sueldos millonarios y con presupuesto acotado: La austera política de Colo Colo para armar el plantel 2019

Tener escasas opciones de clasificar a la Copa Libertadores del próximo año cambió la lógica que tenían en Blanco y Negro para conformar el equipo.

Por Pedro Marín Roldán

Aún quedan cinco fechas para que finalice el Campeonato Nacional, pero en Colo Colo saben que sus opciones de clasificar a la Libertadores 2019 son muy escasas. Cuando quedan quince puntos en disputa, los albos están a diez puntos de alcanzar el tercer lugar, que es el último que entrega un cupo al máximo torneo continental y actualmente pertenece a Deportes Antofagasta, y por lo mismo están resignados con sólo conseguir un cupo a la Sudamericana, un objetivo en el que también están complicados y deberán luchar hasta el final.

Si bien el plantel dirigido por Héctor Tapia se juramentó ganar los cinco partidos que restan del torneo para así lograr el cupo a la Libertadores, saben que no está en sus manos y por lo mismo en la dirigencia de Blanco y Negro ya empiezan a tomar medidas. Sabiendo que a sus arcas dejarán de ingresar millones de dólares, ya sea por premios de la Conmebol o por la recaudación de los tres duelos que asegura la fase grupal del máximo torneo continental, en la concesionaria tomarán una política de austeridad económica para 2019.

Una de las primeras medidas que tomarán en el Monumental será, tal como manifestó Marcelo Espina, reducir el plantel a 24 jugadores. Ahí, pensando en bajar los costos, buscarán la salida de jugadores que tengan un millonario sueldo. Por ejemplo, en Colo Colo ya tienen pensado no renovarle contrato a Agustín Orión (40 millones de salario), quien termina su vínculo a fin de año, o dejar partir a Jaime Valdés (25 millones), que a mitad de año ya había analizado irse de los albos por sentir que no estaba a la altura y ahora, pensando en lo poco que jugó en el segundo semestre, ya tendría tomada la decisión de volver a Palestino, club que lo formó.

Valdés se prepara para partir de Colo Colo / imagen: Agencia UNO Valdés se prepara para partir de Colo Colo / imagen: Agencia UNO

Otro de los jugadores con un alto salario que también partiría de Macul sería César Pinares (24 millones). Pese a todo lo que lucharon a principio de año por conseguir su fichaje, el volante no ha convencido a los dirigentes y pese a que aún tiene contrato hasta fin de 2019, lo cortarán a finales de 2018 y no tendrán problemas en venderlo si llega una oferta.

Caso distinto es el de Julio Barroso, quien termina contrato a fin de año y en los albos no lo quieren dejar partir por el gran nivel que ha demostrado y por el liderazgo que tiene dentro del plantel. Por lo mismo, considerando que quieren reducir gastos, esperan un gesto del Almirante para que se baje su salario en la negociación para renovar su vínculo.

La austeridad no sólo afectará en los actuales integrantes del plantel, sino que también en los nuevos valores que puedan llegar para conformar el Colo Colo 2019. Pensando en la política que adoptará Blanco y Negro, el presupuesto para las contrataciones será acotado y la gran inversión la realizarían en el entrenador que llegue a reemplazar a Héctor Tapia, quien se irá en diciembre tras terminar contrato.

Pese a que existirá la libertad para fichar jugadores, en ByN optarán por préstamos con opción de compra y así evitarán realizar grandes inversiones. La austeridad comienza a llegar al Monumental y la reducción del presupuesto será considerable, más aún considerando que la Libertadores está cada vez más lejos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo