Los altos y bajos de un Jaime Valdés que podría partir de Colo Colo de forma anticipada y con un doloroso final

El Pájaro sufrió una rotura de meniscos y estará dos meses fuera de las canchas. Si bien tiene contrato hasta el 2019, su idea es terminar su carrera en Palestino el próximo año.

Por Pedro Marín Roldán

Jaime Valdés sufrió una grave lesión tras romperse los meniscos en la rodilla izquierda y este viernes será operado, por lo que se estima que estará dos meses de baja. Una situación que, pese a que tiene contrato hasta fines de 2019, podría adelantar su partida de Colo Colo.

El Pájaro quiere cumplir su sueño de despedirse en Palestino y a mitad de año, al no estar conforme con su rendimiento y no cumplir con el nivel exigido, ya había manifestado su deseo de emigrar del Cacique. Sin embargo, el entrenador Héctor Tapia logró convencerlo para que siguiera, al menos, hasta diciembre.

Pese al deseo del DT de contar con su presencia, Valdés ha tenido muy poca participación durante el segundo semestre, siendo generalmente suplente para sumar 650 minutos en 11 partidos jugados. En el plano internacional quedó más marcada su suplencia, ya que apenas vio acción en dos compromisos y sólo sumó 28 minutos.

Por lo mismo y considerando que no jugará más en 2018 por la lesión, ante Palestino en la fecha pasada pudo ser su último partido defendiendo la camiseta de Colo Colo. A sus 38 años, la forma en que pueda volver de la lesión tienen al Pájaro pensando cada vez más seriamente en emigrar del Monumental para buscar la continuidad que no puede tener en un equipo que exige al máximo, por lo que la opción más clara es partir a los árabes, el club que lo formó y que lo vio nacer futbolísticamente.

Así, pese a que aún tiene contrato hasta 2019, se acabaría la carrera en Colo Colo de un Valdés que llegó en 2014, ganándose de inmediato el cariño de los hinchas y una camiseta de titular. Fue pilar clave en la conquista de la estrella 30, campaña en la cual jugó 15 partidos y convirtió tres goles.

Desde su llegada sumó tres títulos con los albos (Clausura 2014, Apertura 2015 y Transición 2017), además de una Copa Chile (2016) y dos veces la Supercopa (2017 y 2018), logrando ganar al menos un trofeo en cada año que estuvo en Macul.

Pese a que su paso ha sido exitoso, el 2018 fue muy irregular, pues bajó considerablemente su rendimiento (por lo mismo, quiso partir a mitad de año) y en este segundo semestre no fue considerado por Tapia como titular indiscutido. La lesión podría acelerar su adiós del club que lo repatrió desde Europa.

El mediocampista cumplió su sueño de jugar y ser campeón en el club del cual es hincha, y ahora espera retirarse en el equipo que lo formó como profesional y que le abrió las puertas para emigrar del país. De concretarse el deseo del Pájaro, sería un "alivio" para las arcas de Blanco y Negro, ya que se desprenderían de un jugador que gana 25 millones de pesos mensuales.

 

 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo